Saltar al contenido

Porque Estoy con Dolor de Brazos

Porque Estoy con Dolor de Brazos

Por definición, el dolor de brazos puede tener múltiples causas. El brazo humano está compuesto por los huesos húmero, cúbito y radio, la articulación del codo y numerosos músculos, tendones, ligamentos, nervios y vasos sanguíneos. El cúbito y el radio articulan la mano y el húmero está unido a los hombros a través de la articulación escapulohumeral.

Según sea el origen del dolor, puede manifestarse en el brazocomo un dolor oprimente, tirante o punzante, una tumefacción inflamatoria, un calor excesivo o una merma de la movilidad y además estar acompañados de molestias sensitivas o parálisis. Los dolores pueden aparecer de repente (agudos), por ejemplo, tras una lesión, o volverse crónicos, como sucede en el caso de la artrosis.

Causas

El dolor de brazos es un término demasiado general detrás del cual puede haber varias series de causas. Así, los doloresde brazo pueden deberse tanto a molestias óseas y articulatorias, problemas musculares, irritaciones y lesiones de los nervios, como a trastornos circulatorios.

El brazo está sometido a fuertes exigencias en el día a día, también al realizar deporte, como ocurre, por ejemplo, al cargar o al subir peso. Pero no solamente pueden sufrirse dolores en el brazo en caso de cargar peso inadecuado o excesivo, sino también después de un largo periodo de inactividad (por ejemplo, tras haber tenido escayolado el brazo tras una rotura ósea).

A continuación, presentamos un resumen de las posibles causas que pueden ocasionar enfermedades, lesiones y o dolor de brazo:

  • Lesiones de tendones, articulaciones y ligamentos (distensión y desgarro)
  • Luxaciones
  • Artritis
  • Artrosis
  • Artritis reumatoide
  • Epicondilitis (codo de tenista y codo de golfista)
  • Lesión por esfuerzos repetitivos (Repetitive Strain Injury)
  • Bursitis oleocraniana, inflamación de la bolsa sinovial, en la articulación del codo, por ejemplo
  • Tenosinovitis
  • Tirones y lesiones musculares (desde agujetas a desgarros musculares)
  • Rotura de huesos (del cuello del húmero o del radio del antebrazo, por ejemplo)
  • Osteoporosis
  • Trastornos circulatorios y coágulos sanguíneos (trombosis) en el brazo
  • Irradiación de dolores desde el hombro hacia el brazo
  • Síndrome de estrangulamiento (aprisionamiento de músculos, nervios y vasos sanguíneos)
  • Ganglión (exostosis)
  • Tumores (benignos y malignos)
  • Enfermedades neurológicas con lesiones en los nervios
  • Enfermedades cutáneas en la zona del brazo (psoriasis)

Diagnóstico

En caso de dolor de brazos, el médico da un diagnósticotras realizar un reconocimiento exhaustivo. Hay que consultar al médico y realizar un tratamiento, especialmente en caso de dolores persistentes y crónicos, así como repentinos y muy fuertes o de lesiones graves y articulaciones inflamadas, hinchadas y calientes. Los dolores inocuos suelen desaparecer por sí solo al poco tiempo, como son, por ejemplo, los causados durante el día en el brazo por una carga excesiva de peso.

En el momento en el que el médico halla la causa del dolor, procede a determinar el diagnóstico. El primer paso es una anamnesis completa en la que se recaba información sobre el punto del dolor exacto en el brazo, así como posibles síntomas acompañantes y enfermedades previas, por ejemplo, dónde siente el dolor, desde cuándo lo sufre, si ha cargado demasiado peso en el brazo, si trabaja demasiado con el teclado del ordenador, si es producto de una lesión o un accidente o si se sufre artrosis.

Tras la anamnesis, el médico realizará una exploración física del brazo y realizará diversas pruebas de movimiento. Esta exploración ayuda a determinar si existe una inflamación o un derrame articular, si el movimiento del brazo es limitado o si el músculo se ha acortado.

Según sea la posible causa del dolor del brazo, se determinará la necesidad de realizar más exámenes para el diagnóstico. Entre otros, podemos nombrar las siguientes pruebas diagnósticas:

  • Radiografías
  • Análisis de sangre (para determinar los valores de la inflamación, por ejemplo)
  • Ultrasonografía (ecografía)
  • Examen neurológico (para hallar lesiones y enfermedades en los nervios)
  • Examen electrofisiológico (electroneurograma [ENG], electromiograma [EMG], velocidad de conducción nerviosa)
  • Comprobación del sistema nervioso vegetativo (por ejemplo: prueba de sudoración, termografía, temperatura de la piel)
  • Artroscopia
  • Punción articular en caso de derrame articular
  • Tomografía por resonancia magnética (TRM)

Tratamiento

El tratamiento del dolor de brazos se determina según la causa correspondiente. Por este motivo, puede ser muy diverso. Los dolores agudos, causados poco después de haber cogido una carga pesada o inadecuada en el brazo, suelen desaparecer por sí solos. En determinadas circunstancias, puede resultar necesario proteger el brazo con un vendaje o molde de escayola para inmovilizarlo (en el caso del codo de tenista, por ejemplo).

El dolor de brazo se trata sintomáticamente con antiinflamatorios (por ejemplo, ácido acetilsalicílico o el diclofenaco), disponibles principalmente en forma de comprimidos y en forma de pomadas o geles. Para dolores en la articulación del brazo son de ayuda las inyecciones e infiltraciones articulares con preparados a base de cortisona o analgésicos locales (por ejemplo,bupivacaína).

En algunos casos, según sea el origen del dolor, las terapias conservadoras no resultan efectivas, es decir, se hace necesaria una operación quirúrgica. Asimismo, si la causa de los dolores del brazo es el denominado síndrome de estrangulamiento, la forma de curar los nervios, músculos y vasos sanguíneos comprimidos es una operación. Esto significa que la intervención es necesaria para que el cirujano vuelva a dejar sitio en el tejido. Actualmente, el médico puede operar las lesiones articulares a través de una artroscopia.

Existen otras medidas que también ayudan a paliar los dolores musculares, como, por ejemplo, la fisioterapia, los tratamientos de frío y calor, el entrenamiento muscular (fortificación y estiramientos), los movimientos y deportes que estimulen las articulaciones (como la natación), la acuaterapia y la balneoterapia, la electroterapia y la terapia de ultrasonidos, así como los remedios ortopédicos (vendajes, por ejemplo). Según sea la causa del dolor, así será la terapia correspondiente, ya sea el reposo o algún tipo de ejercicio o la aplicación de frío o calor, por ejemplo.