Saltar al contenido

Porque Estoy con Entumecimiento

Porque Estoy con Entumecimiento

El entumecimiento, llamado hipoestesia en medicina, pertenece a las llamadas alteraciones sensoriales. Se refiere a una disminución de la sensibilidad de la piel.

Como sensibilidad se entiende el sentido humano del tacto. Numerosas terminaciones nerviosas, receptores y sensores en todo el cuerpo, y los órganos sensoriales como ojos, oídos, piel, perciben los estímulos sensoriales y los transmiten al sistema nervioso central (SNC). Así podemos percibir sensaciones mecánicas (como la presión, vibraciones), sensaciones de temperatura (termocepción), percepción del dolor (nocicepción) y muchas más.

Las perturbaciones sensoriales se pueden dividir en hipoestesia táctil, en la que se reducen el tacto y la sensación de presión, y la hipoestesia térmica, en que se siente peor el calor o el frío. La pérdida sensorial completa que se llama anestesia.

El dolor de hombros y espalda es una molestia muy frecuente que limita la movilidad y condiciona la calidad de vida de una persona. El estrés, el sedentarismo y las malas posturas suelen ser causas frecuentes. También puede estar asociado a patologías. La prevención es fundamental para evitar el dolor de los hombros y de la espalda. Repasa las siguientes pautas y ¡cuídate!
El dolor de hombros y espalda es una molestia muy frecuente que limita la movilidad y condiciona la calidad de vida de una persona. El estrés, el sedentarismo y las malas posturas suelen ser causas frecuentes. También puede estar asociado a patologías. La prevención es fundamental para evitar el dolor de los hombros y de la espalda. Repasa las siguientes pautas y ¡cuídate!

El adormecimiento suele producirse en las extremidades, los brazos y las piernas, y con menor frecuencia en el tronco o la cara. Puede ocurrir en ambos brazos o en ambas piernas, o sólo en un brazo o una pierna, o en medio lado. También puede afectar a dedos individuales de las manos o de los pies. Pueden producirse simultáneamente dolores que se extienden por el cuerpo, problemas de equilibrio, problemas del habla o problemas de visión. Si el entumecimiento desaparece por sí mismo, puede llegar después una sensación típica de hormigueo.

Un entumecimiento puede estar provocado por problemas sin gravedad, pero también puede esconder otros de mayor riesgo. Por lo tanto, si ocurre de repente y se prolonga, se debe consultar a un médico en cualquier caso para aclarar las causas y, si procede, iniciar un tratamiento adecuado.

Causas

Un entumecimiento puede tener causas muy diferentes. Puede ser una indicación de falta de flujo sanguíneo a la extremidad o una lesión en el nervio. Habitualmente afecta a las manos (especialmente a los dedos), los pies, las piernas y los brazos, pero el entumecimiento puede llegar a cualquier parte del cuerpo, dependiendo del motivo que lo provoque.

A menudo se produce un entumecimiento temporal cuando un nervio está afectado por presión por una postura incómoda. Este es el caso al apoyar el brazo sobre la silla, o si estando tumbado se apoya mucho tiempo sobre el codo.

Asimismo, el adormecimiento es un síntoma característico de una neuropatía, un trastorno del sistema nervioso periférico. También puede producir un adormecimiento una hernia de disco intervertebral, en que el disco presiona sobre una raíz nerviosa. Las enfermedades del nervio ciático, que se extiende desde las vértebras lumbares hasta la rodilla, son una causa común de entumecimiento en las pierna. También la estenosis de la columna, que se produce cuando hay un desarrollo anormal de la columna, por ejemplo por el desarrollo inadecuado de huesos que causan escoliosis, o por degeneración ósea asociada a la edad.

En general, el entumecimiento no suele revestir gravedad, aunque en algunas ocasiones puede ser síntoma de un tumor, ya que se provoca cuando los vasos sanguíneos, con una dimensión mayor de lo habitual, presionan en determinados nervios. Pueden ser tumores localizados en cualquier parte, pero los que afectan a la columna son tumores espinales, siringomielia (localizados en la médula espinal) y quistes aracnoideos espinales (alrededor de la médula espinal).

Algunas enfermedades, como el hipotiroidismo, la epilepsia, la diabetes, la migraña y la esclerosis múltiple también cursan con entumecimiento de las extremidades. Igualmente, entre los síntomas de la fibromialgia está el entumecimiento.

Determinados fármacos y tratamientos, como la quimioterapia y la radioterapia, tienen entre sus efectos secundarios el entumecimiento. También la intoxicación por plomo, el alcohol y el tabaco.

Una alimentación desequilibrada, con unos niveles inadecuados de calcio, sodio, potasio y escasez de vitamina B12 provocan entumecimiento en las extremidades.

Otras causas de entumecimiento puede ser:

  • Quemaduras en la piel
  • Lesiones nerviosas debidas a accidentes
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Apoplejía
  • Intoxicación
  • Herpes zóster
  • Hipoperfusión (isquemia)
  • Mordedura o picadura (garrapata, insecto, araña…)
  • Síndrome de Raynaud

Diagnóstico

Si se trata de una sensación de adormecimiento, como primer paso del diagnóstico, para el médico es importante saber exactamente cuándo ocurrió por primera vez la sensación de adormecimiento, si continuó después o si desapareció por sí sola. También es crucial saber si la primera vez sucedió tras una caída en particular, como un movimiento “desafortunado” o después de un accidente. Del mismo modo, las enfermedades existentes y conocidas son un punto de partida importante para aportar al médico una indicación inicial de la causa del entumecimiento.

Durante un examen físico, el médico tratará de delimitar la zona afectada por el entumecimiento con la mayor precisión posible. Esto puede ayudarle a localizar posibles daños en los nervios. Para determinar los déficits neurológicos se comprueban los reflejos propios: el oído, la vista, el sentido del equilibrio y el estado de conciencia.

Cuando el entumecimiento se prolonga durante un tiempo prolongado hay que consultar siempre con el médico, pero debe hacerse de forma urgente si, además de esta sensación, se experimenta:

  • Dificultad para moverse o para andar.
  • Se pierde el control de esfínteres.
  • Hay trastornos visuales o dificultad para hablar con normalidad.
  • Agitación o confusión de pensamiento.
  • Pérdida de conocimiento, golpe en la cabeza o en la espalda, tras los cuales hay entumecimiento.
  • Entumecimiento ligado a una erupción en la piel.
  • Mareo o espasmos.

Dependiendo de la causa bajo sospecha se pueden realizar exploraciones adicionales, que incluyen la tomografía computarizada, una resonancia magnética, la ecografía Doppler de los vasos, una electromiografía (EMG), radiografías y análisis de sangre.

Tratamiento

En el entumecimiento el tratamiento se dirige siempre a la causa del problema, por lo que varía mucho individualmente. Un entumecimiento temporal debido a una posición “inadecuada” del cuerpo suele desaparecer por sí mismo poco después de cambiar de posición o de adoptar las medidas para mejorar la postura, como en el caso del síndrome del túnel carpiano, donde la sensación de entumecimiento se puede aliviar con algún fármaco antiinflamatorio, como el ibuprofeno, prescrito por el médico.

El sedentarismo prolongado provoca este y muchos otros problemas, por lo que conviene mantener una rutina de ejercicios y de estiramientos que mejoren la circulación de la sangre. Hacer ejercicio moderado de forma regular, como el yoga, también puede ayudar contra la sensación de entumecimiento al favorecer una mejor circulación sanguínea. En general, caminar o cualquier otra práctica deportiva que actúe contra el sedentarismo puede ayudar a vencer la sensación de entumecimiento cuando esta ha sido provocada por falta de movimiento, pinzamiento de algún nervio o posturas inadecuadas.

En las neuropatías la terapia depende de la forma de la enfermedad. Las neuropatías congénitas aún no se pueden tratar causalmente. En la forma infecciosa se puede realizar la terapia antibiótica. La neuropatía diabética requiere un equilibrio óptimo del azúcar en la sangre.

En los casos de hernia de disco la columna debe estar inicialmente en posición horizontal (por ejemplo, en una cama ortopédica) e inmovilizada. Con el fin de aliviar el dolor se administran analgésicos y relajantes musculares. Para fortalecer los músculos a largo plazo se puede aplicar la fisioterapia.

Si la sensación de adormecimiento es un síntoma que acompaña a otra enfermedad subyacente, es necesario el tratamiento más específico de esta enfermedad. Por ejemplo, cuando el entumecimiento está provocado por un desequilibrio en los nutrientes necesarios (especialmente por escasez de vitamina B12), hay que establecer una dieta adecuada donde estén presentes estos elementos. Limitar el consumo de alcohol y de cafeína también ayudan contra la sensación de entumecimiento.

Es importante que mientras dura la sensación de entumecimiento, la persona tenga especial cuidado en no lesionarse, ya que al tener menos sensibilidad, hay más riesgo de que pueda tener problemas como cortes, caídas, golpes u otros similares.