Saltar al contenido

Porque Estoy con Dispepsia

Porque Estoy con Dispepsia

La dispepsia se define como un dolor, o molestia localizada en la parte central del abdomen superior y que puede estar asociado a una sensación de plenitud, saciedad precoz, distensión, eructos, náuseas y vómitos. La dispepsia puede suele aparecer poco después de comenzar a comer o al terminar, y no debe confundirse con el ardor de estómago.

La dispepsia se conoce como sensación de plenitud en el estómago, pues que los síntomas están relacionados con una sensación de llenado molesta, que también puede sentirse como calor o ardor en el estómago. Los síntomas pueden ser continuos o intermitentes y estar, o no, relacionados con la ingesta.

La dispepsia puede ser causada por múltiples factores, casi siempre por causas orgánicas. Problemas gástricos y otras enfermedades metabólicas pueden causar la dispepsia, pero también puede tener orígenes poco concretos, relacionados con el estilo de vida. Para el diagnóstico de la dispepsia, se establece un protocolo común: que la sensación de plenitud se dé durante 12 semanas como mínimo, y que el único alivio se produzca mediante la deposición de heces.

La dispepsia es un síntoma común, y sus causas pueden ser muy diversas, además de que en algunas ocasiones, no están claras. Por lo general, no suele ser un problema grave, a menos que se acompañe de otros síntomas, como sangrado, pérdida de peso, o problemas para deglutir o ingerir la comida.

La dispepsia puede confundirse con otras patologías digestivas, por lo que debemos estar atentos para no confundirla con otros síntomas. La dispepsia, aunque pueda manifestarse como calor, ardor y dolor, además de sensación de plenitud, no debe confundirse con el ardor de estómago.De la misma manera, el dolor de los hipocondrios (región abdominal superior derecha o izquierda) no se considera característico de la dispepsia. La pirosis y regurgitación tampoco se consideran parte de la dispepsia, dado que son más específicos de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE).

La incidencia de los síntomas de dispepsia en la población general varía entre el 8 y el 54%. Los estudios cuya definición de dispepsia es más imprecisa encontraron porcentajes más elevados.

Causas

La dispepsia puede estar ocasionada por varias causassegún el tipo de dispepsia ante el que nos encontremos: la dispepsia orgánica o la funcional.

Dentro de las causas de la dispepsia orgánica tenemos las siguientes:

  1. Gástricas, como la úlcera y el cáncer de estómago.
  2. Duodenales, como la úlcera duodenal y las estenosis.
  3. Esofágicas, como el reflujo y el cáncer de esófago.
  4. Otras causas digestivas, como problemas en la vesícula biliar, páncreas y en los intestinos.
  5. Enfermedades metabólicas, como la diabetes o la enfermedad de Addison.
  6. Neuropatías.
  7. Por fármacos, como Aines, antibióticos, Levodopa, digital, antiarrítmicos, antineoplásicos, estrógenos, progestágenos.

La dispepsia funcional es un diagnóstico de exclusión al que se llega tras realizar pruebas y no observar una causa orgánica que justifique la sintomatología. De acuerdo con los criterios de Roma II, para establecer el diagnóstico de dispepsia funcional se debe cumplir lo siguiente:

  1. Síntomas con una duración mínima de 12 semanas (no tienen que ser consecutivas) durante los últimos 12 meses.
  2. Presencia de dispepsia de forma persistente o recurrente.
  3. Ausencia de enfermedades orgánicas (debe incluirse la realización de una endoscopia digestiva alta) que puedan explicar los síntomas.
  4. Sin evidencia de que la dispepsia se alivia exclusivamente con la defecación o se asocia con cambios en la frecuencia o consistencia de las deposiciones (para diferenciarla del síndrome del intestino irritable).

En los pacientes con historia previa de enfermedad ulcerosa péptica crónica no se debe establecer el diagnóstico de dispepsia funcional.

La causa más común de la dispepsia es la dispepsia funcional (60%), seguida de úlcera péptica (15-25%), la esofagitis por reflujo (5-15%) y el cáncer de esófago o estómago (2%).

Diversos estudios han mostrado que existe una asociación entre los diversos problemas de salud mental (ansiedad, depresión o estrés crónico, por ejemplo) y la dispepsia funcional. No se ha demostrado una asociación clara con la infección por Helicobacter pylori. Los factores relacionados con los estilos de vida sociodemográficos y ambientales presentan resultados contradictorios con la dispepsia funcional, ya que algunos estudios han demostrado asociación con el café, el tabaco, la obesidad, clases sociales desfavorecidas, y otros estudios no han demostrado tal asociación.

En las mujeres, la dispepsia también puede deberse al síndrome premenstrual (SPM).

Diagnóstico

Una historia clínica minuciosa y una detallada exploración física son fundamentales en la evaluación y el diagnóstico de la dispepsia, aunque por sí solas no van a darnos un diagnóstico específico. En la historia clínica debe comprobarse cuándo se produjo el inicio de los síntomas, la duración, localización e irradiación del dolor, así como la sintomatología asociada, hábitos tóxicos e ingesta medicamentosa. Una historia previa de síndrome constitucional, masa abdominal o anemia nos orientará más hacia el cáncer gástrico, mientras que una historia larga de dolores episódicos hacen más probable el diagnóstico de dispepsia funcional o úlcera péptica, siendo esta más frecuente cuando el dolor aumenta por la noche y se alivia con la ingesta.

Aunque esta clasificación es de utilidad limitada y discutida, dependiendo de las diferentes manifestaciones clínicas, la dispepsia se divide en:

  1. Dispepsia funcional de tipo ulceroso: cuando el síntoma predominante es el dolor.
  2. Dispepsia funcional de tipo dismotilidad: cuando predomina la saciedad precoz, distensión, plenitud o náuseas.
  3. Dispepsia funcional inespecífica: cuando no cumple los criterios anteriores.

Existen una serie de signos y síntomas de alarma que van a ser claves en la historia clínica, pues nos obligan a estrategias diagnósticas más agresivas desde el inicio, y son:

  • Pérdida de peso significativa no intencionada
  • Vómitos importantes y recurrentes
  • Disfagia
  • Sangrado digestivo: hematemesis, melenas, anemia
  • Cirugía gástrica previa
  • Historia familiar de neoplasia de tracto gastrointestinal superior
  • Presencia de masa abdominal palpable

Las pruebas complementarias disponibles para el diagnóstico de la dispepsia son las siguientes:

  • La endoscopia digestiva es más sensible que la radiología de contraste en la detección del cáncer gástrico precoz y de erosiones gástricas y duodenales, ya que permite la biopsia de cualquier lesión inmediatamente. El estudio radiológico podría reservarse para aquellos pacientes que rechazan o no toleran la endoscopia. En pacientes menores de 55 años sin síntomas de alarma no está indicado hacer de forma rutinaria una endoscopia.
  • Para la investigación de la infección por H. pylori disponemos de métodos invasivos, realizados a partir de la endoscopia y métodos no invasivos. La prueba del aliento con urea C13 es el método diagnóstico no invasivo de elección en los pacientes dispépticos, y el test rápido de la ureasa en los pacientes que precisan una endoscopia.
  • Según la supuesta causa, se pueden realizar otros exámenes como, por ejemplo, una ecografíadel páncreas, una tomografía computarizada(TC), una tomografía por resonancia magnética (TRM) del estómago o una exploración visual (endoscopia) del conducto biliar.

Tratamiento

El tratamiento de la dispepsia depende de la causa, y el primer paso es tener claro el diagnóstico, el tipo de dispepsia ante el que nos encontramos. En los casos de dispepsia por causas orgánicas, las causas son fáciles de tratar, dado que suelen ser hábitos alimenticios o estilos de vida. En ocasiones, bastará con eliminar de la dieta alimentos pesados, o tóxicos como el tabaco y el alcohol. En otros casos, la causa orgánica de la dispepsia es la bacteria Helicobacter pylori, en cuyo caso habrá que centrarse en erradicarla. No obstante, no en todos los casos es eficaz.

  • Medidas higiénico-dietéticas: es lógico recomendar dejar de fumar, evitar alimentos que causen molestias y empeoren los síntomas, evitar el café, el alcohol, los AINES (fármacos antinflamatorios no esteroideos), y cambiar los hábitos dietéticos (renunciar a las comidas abundantes y llevar cuidado con los alimentos ricos en fibras vegetales). Se debe masticar bien y no comer demasiado rápido, así como evitar elalcohol y las sustancias edulcorantes. A la hora de las comidas, también parece ayudar la relajación: es necesario tomarse el tiempo bastante para comer, una actividad que ha de hacerse con tranquilidad, evitando situaciones de estrés o discusiones.
  • Erradicación del pylori: en algunos casos en los que hay presencia de esta bacteria, la erradicación mejora los síntomas, pero no en todos los casos.

En caso de que nos encontremos ante una dispepsia funcional, se recurrirá a tratamiento medicamentoso. Existen fármacos de diferente naturaleza, que podrían resultar eficaces para este tipo de dispepsia.

  • Antisecretores(por ejemplo, ranitidina u omeprazol): se muestran más eficaces entre los pacientes en los que predominan los síntomas de tipo ulceroso y en aquellos test positivo para Helicobacter pylori.
  • Procinéticos: podrían tener un efecto moderado en pacientes en los que predominan los síntomas debidos a alteraciones en la movilidad del esófago y en el vaciamiento del estómago.
  • Fármacos antidepresivos, ansiolíticos y psicoterapia: su uso podría ser beneficioso en la dispepsia funcional, pero no existen estudios concluyentes que avalen esta teoría. Gran parte de los pacientes no precisarán de ningún tipo detratamiento una vez descartado el origen maligno de sus síntomas, que es lo que les lleva a consultar en muchos casos. Por ello, en el abordaje de la dispepsia funcional es fundamental establecer una buena relación con el paciente.

Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia,Porque Estoy con Dispepsia