Saltar al contenido

Porque Estoy con Disfonía o Ronquera

Porque Estoy con Disfonía o Ronquera

Cuando se padece disfonía (ronquera) se ve afectada la voz poroque cambia el tono y disminuye su volumen. Las personas que están roncas normalmente tienen una voz velada y áspera. A veces, la disfonía puede llevar a una pérdida total de la voz y entonces se denomina afonía.

La voz humana se origina fundamentalmente en la laringe, que se encuentra en el extremo superior de la tráquea y contiene dos pliegues vocales cuyos bordes libres forman las cuerdas vocales. Al respirar las cuerdas vocales permanecen abiertas, y cuando hablamos al exhalar el aire circula por esta abertura, hace vibrar los pliegues vocales y se producen los diferentes tonos. La ronquera aparece cuando este proceso está limitado.

La disfonía (ronquera) se puede producir por una causa funcional sin que haya una lesión orgánica o por lesiones en los órganos encargados de la fonación:

  • Estado de irritación (a causa de factores externos, como fumar o aire ambiente demasiado frío, seco, o caliente)
  • Sobrecarga de la voz (por ejemplo, por cantar o gritar)
  • Escasa ingesta de líquidos
  • Estrés, ansiedad, miedo
  • Inflamación en la zona de la laringe (laringitis) y de la epiglotis (epiglotitis)
  • Infecciones como la tuberculosis o la difteria
  • Alergias
  • Pseudocrup o laringitis estridulosa
  • Tumores benignos (por ejemplo, nódulos o pólipos de las cuerdas vocales)
  • Tumores malignos (por ejemplo, cáncer de laringe, carcinoma del frenillo labial)
  • Parálisis de cuerdas vocales (parálisis del nervio recurrente) o del nervio vago, por ejemplo, tras operaciones en la zona del cuello

En la mayoría de los casos tanto en los niños como en los adultos, la disfonía (ronquera) es inocua y desaparece tras poco tiempo. A menudo es durante un resfriado o una laringitis cuando la voz está más o menos ronca o desaparece por completo. La faringe también está áspera y seca, y los afectados tienen que carraspear con frecuencia. A veces la ronquera se manifiesta sin estar asociada a estas patologías y se mantiene en el tiempo (ronquera crónica). Aquellas personas que tienen que hablar mucho y muy alto, por ejemplo, los profesores o los cantantes, son los más proclives a padecer ronquera.

Causas

La disfonía (ronquera) puede tener múltiples causas. En la mayoría de los casos se produce por inflamación en la zona de la laringe (laringitis) y de la epiglotis (epiglotitis) originada por virus o bacterias. También como se ha comentado un resfriado o una gripe puede ser causa de disfonía porque las cuerdas vocales no pueden vibrar a causa de la reacción inflamatoria asociada a estos procesos. Pero la disfonía también puede aparecer si la membrana mucosaestá irritada por factores externos (por ejemplo, por consumo de tabaco) o si la voz está sobrecargada por cantar o gritar.

Una disfonía (ronquera) breve también puede estar causada por la inhalación de aire ambiente demasiado frío, demasiado seco o demasiado caliente. Asimismo, la escasa ingesta de líquidos puede influir en la aparición de la ronquera. Factores psíquicos, como el estrés, los nervios o el miedo, también pueden hacer que la voz suene más ronca.

Pueden aparecer lesiones benignas de las cuerdas vocales por irritación crónica e inflamación, que se relacionan con el abuso de voz y el tabaco como: el edema de Reinke; más frecuente en mujeres y los nódulos y pólipos vocales relacionados también con el reflujo gastroesofágico y las infecciones o alergias. Las lesiones malignas como el cáncer de laringe se relacionan también con el abuso de sustancias como el alcohol o el tabaco.

Algunas enfermedades neurológicas pueden producir disfonía por disfunción o parálisis unilateral o bilateral de las cuerdas vocales como la esclerosis múltiple, la parálisis pseudobulbar, o la enfermedad de Parkinson. En ocasiones un traumatismo o una cirugía pueden lesionar el nervio recurrente y producir una parálisis de las cuerdas vocales originando disfonía. La amiloidosis laríngea (enfermedad de depóstito), las enfermedades autoinmunes con afectación articular (artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, Enfermedad de Sjögren) y el hipotiroidismo pueden ser también la causa de una disfonía.

En el día a día se suelen dar situaciones que provocan una utilización inadecuada de la voz. Gritar, carraspear, toser demasiado fuerte o una mala higiene vocal son conductas nocivas que pueden acabar dañando las cuerdas vocales y la garganta. Repasa los hábitos frecuentes que pueden dañar la voz y evítalos.
En el día a día se suelen dar situaciones que provocan una utilización inadecuada de la voz. Gritar, carraspear, toser demasiado fuerte o una mala higiene vocal son conductas nocivas que pueden acabar dañando las cuerdas vocales y la garganta. Repasa los hábitos frecuentes que pueden dañar la voz y evítalos.

Diagnóstico

En la mayoría de los casos la ronquera desaparece por sí sola tras algunos días. Pero si se padece durante más de dos a cuatro semanas, acompañada de dolor o disnea, es aconsejable aclarar su causa mediante un diagnósticomédico.

En el caso de la disfonía (ronquera) el primer paso para establecer el diagnóstico normalmente consiste en un interrogatorio exhaustivo. El médico preguntará, por ejemplo: ¿desde cuándo padece ronquera? ¿Siente simultáneamente dolor o molestias al tragar? ¿Ha estado en contacto últimamente con sustancias químicas irritantes o humo? ¿Se ha sometido a una operación de tiroides? Mediante estas y otras preguntas pueden arrojarse las primeras pistas sobre las posibles causas de la ronquera.

A continuación viene una exploración física en la que el médico palpa los ganglios linfáticos y examina la zona de la boca y la faringe. En el caso de una infección, para establecer el diagnóstico es útil tomar un frotis para determinar los agentes patógenos. Es frecuente realizar una fibrolaringoscopia para visualizar las cuerdas vocales en reposo y en movimiento. Pueden ser de ayuda un análisis de sangre, o una radiografía y/o ecografía de la laringe para aclarar la causa de la ronquera.

Según las causas que el médico presuponga para la ronquera, pueden realizarse otros exámenes para establecer el diagnóstico, por ejemplo, la toma de una muestra del tejido (biopsia) de posibles tumores o una tomografía computerizada (TC) cervical.

Tratamiento

En el caso de la disfonía (ronquera), el primer paso deltratamiento consiste en cuidar la voz hablando lo mínimo posible o modificando la técnica vocal para evitar el sobreesfuerzo. Si se padece ronquera también es importante no fumar y evitar los ambientes cargados de humo. Una gran ingesta de agua y los caramelos, por ejemplo con raíces de prímulas o cetraria islándica, también son buenos para la voz. Hay remedios caseros que pueden ser útiles contra la ronquera, como las bebidas calientes, el té o la leche con miel, y las inhalaciones de vapor con manzanilla o agua salina.

Si la disfonía es un síntoma acompañante de otra enfermedad subyacente, se requiere un tratamientoespecífico para esta enfermedad. Si padece una inflamación de la laringe de origen bacteriano, se requieren antibióticos para el tratamiento. Si la causa son nódulos en las cuerdas vocales, es posible eliminar la ronquera mediante un tratamiento quirúrgico por endoscopia. Si la ronquera está provocada por un cáncer de laringe, el tratamiento puede consistir en una operación para extirpar el tumor, la radioterapia o combinar ambos métodos de tratamiento.