Saltar al contenido

Porque Estoy con Aumento de Peso

Porque Estoy con Aumento de Peso

Cuando se ingiere más cantidad de alimento de la que el cuerpo necesita, se produce un aumento de peso. Algunas enfermedades o la toma de determinados fármacos también pueden llevar a una persona a ganar peso.

Una alimentación saludable es necesaria para garantizar el buen funcionamiento del organismo. Si la cantidad de alimentos que se ingieren es excesiva se absorbe más energía (medida en kilocalorías) de la que el cuerpo necesita y el metabolismo puede procesar y el resultado es un aumento de peso. Este es un proceso simple, lógico y, en principio, normal. Un aumento de peso excesivo causado por comer demasiado y hacer poco ejercicio lleva a la adiposidad, comúnmente llamada obesidad.

El aumento de peso no siempre se debe a un incremento de la grasa corporal, también puede producirse por una acumulación de agua en los tejidos (edema) o por el aumento de la masa muscular por la práctica de culturismo.

Tanto en la infancia como en el embarazo un ligero aumento de peso debido al crecimiento del niño o del bebé es normal y necesario. Con la edad, también se tiende a subir de peso, sobre todo, porque el metabolismo se ralentiza y la mayoría de las personas de edad avanzada hacen poco ejercicio. Sin embargo, en adultos sanos se deben buscar las causas de un aumento de peso, sobre todo, si este es repentino y no existen motivos aparentes. Muchas enfermedades pueden desencadenar un aumento de peso, como por ejemplo en casos de hipotiroidismo o síndrome de ovarios poliquísticos, entre otras patologías. También otros problemas como el alcoholismo o la depresión pueden provocar un aumento de peso.

El tratamiento de un aumento de peso dependerá de la causa que lo haya producido, pero en los casos de obesidad producidos por una mala o desequilibrada alimentación, las terapias estarán enfocadas a corregir los hábitos alimentarios inadecuados, a controlar los alimentos que se ingieren con una dieta o patrón alimentario equilibrado y a incrementar el ejercico físico. En todos los casos debe ser un especialista en nutrición el que aconseje el mejor plan para bajar de peso de una forma sana y controlada.

Dieta equilibrada. Según los nutricionistas y endocrinos, la única manera de perder peso de una forma definitiva es cambiar las malas costumbres de nuestra alimentación y adoptar una dieta equilibrada y hábitos más saludables. ¿Quieres conocer las claves para lograr perder peso y no recuperarlo?
Dieta equilibrada. Según los nutricionistas y endocrinos, la única manera de perder peso de una forma definitiva es cambiar las malas costumbres de nuestra alimentación y adoptar una dieta equilibrada y hábitos más saludables. ¿Quieres conocer las claves para lograr perder peso y no recuperarlo?

Causas

Las causas del aumento de peso pueden ser muy variadas. A parte del normal aumento de peso que se produce durante el embarazo, durante el crecimiento o por una ingesta excesiva de alimentos, existen otras causas normales que provocan una ganancia de peso: con la edad las personas suelen sufrir cambios metabólicos normales que provocan un incremento de peso.

Además, existen procesos patológicos que también pueden desencadenar un aumento de peso. La adiposidad(obesidad) se considera una enfermedad en sí misma. Muchas de las causas de esta patología están relacionadas con un aumento de la grasa corporal y con la acumulación de agua en los tejidos (edema). Por ejemplo, ante una insuficiencia cardiaca puede formarse agua en el cuerpo y producir un aumento de peso.

Personas con un metabolismo lento influenciado por determinadas hormonas (como los estrógenos), algunas enfermedades o trastornos metabólicos pueden sufrir un aumento de peso.

Algunas situaciones patológicas pueden provocar aumento de peso:

  • Hipotiroidismo
  • Síndrome de Stein-Leventhal (síndrome de ovarios poliquísticos)
  • Síndrome de Cushing (enfermedad de las glándulas suprarrenales)

Los tumores productores de hormonas pueden también ocasionar un aumento de peso como, por ejemplo:

  • Tumor de la hipófisis
  • Tumor del hipotálamo
  • Tumor productor de insulina (insulinoma)
  • Tumor de las glándulas suprarrenales

Las adicciones y las enfermedades mentales, como, por ejemplo, el alcoholismo y la depresión, van casi siempre unidas a diversas alteraciones. Es frecuente que pacientes con estas patologías sufran un aumento de peso. Algunos medicamentos indicados para la depresión (antidepresivos) pueden causar aumento de peso. Existen otros medicamentos cuyos efectos secundarios provocan un aumento de peso como por ejemplo, la insulina y la cortisona. Las píldoras anticonceptivas también pueden provocar el aumento de peso en algunas mujeres. El aumento de peso puede estar provocado por la acumulación de agua en los tejidos.

Diagnóstico

Para descartar enfermedades es muy importante efectuar un diagnóstico lo más exacto posible de las causas del aumento de peso. Es importante acudir al médico para realizarse un examen completo, sobre todo, si la persona aumenta de peso sin causas aparentes y de manera brusca. Para realizar un diagnóstico correcto es importante realizar una anamnesis de base. El médico intentará averiguar cuestiones como la existencia de molestias, cambio de hábitos diarios, laborales, alimenticios o físicos, existencia de alguna enfermedad como, por ejemplo, una insuficiencia cardiaca, o si se está tomando medicamentos.

La báscula indicará el peso actual y mediante el índice de masa corporal (IMC) y el registro del diámetro de la cintura se puede comprobar si existe sobrepeso.

Para averiguar el alcance y las causas del aumento de peso hay que realizar un examen físico completo en el que se medirán el pulso y la tensión arterial y, si procede, se realizará un electrocardiograma y una ecografía. El médico examinará también los tobillos, ya que en ellos se puede ver rápidamente si se almacena agua en los tejidos (edema) lo que ha podido llevar al aumento de peso.

Un análisis de sangre puede dar más información al respecto. En este caso interesan, entre otros aspectos, los valores de grasa en la sangre, los valores de la tiroides, el nivel de azúcar en la sangre, los valores del hígado y de los riñones y otros valores sanguíneos. Si se sospecha de una determinada enfermedad como la causa del aumento de peso (por ejemplo, hipotiroidismo, tumor en la hipófisis, etc.) será necesario realizar más pruebas para poder llegar al diagnóstico correcto.

En los casos de aumento de peso que haya podido deberse a un cambio en los hábitos alimenticios es importante que un profesional experto (por ejemplo, un nutricionista) realice un análisis de los hábitos de alimentación.

Cuando se tiene hipotiroidismo, el déficit de hormonas tiroideas provoca una serie de síntomas que se van desarrollando de forma latente.
Cuando se tiene hipotiroidismo, el déficit de hormonas tiroideas provoca una serie de síntomas que se van desarrollando de forma latente.

Tratamiento

El tratamiento del aumento de peso debe dirigirse a las causas subyacentes que han provocado este incremento. En caso de obesidad es importante regularizar los hábitos alimenticios y físicos. Solo en casos excepcionales sería aconsejable el uso de medicamentos o una operación.

El tratamiento de la obesidad (índice de masa corporal de 30 kg/m2 o más) se enfoca a reducir el sobrepeso para minimizar el riesgo de otras enfermedades. Sin embargo, no todos los casos de sobrepeso necesitan un tratamiento. En caso de padecer un ligero sobrepeso (IMC 25-29,9) solo será necesario un tratamiento en los siguientes casos:

  • Si se padecen enfermedades asociadas con el sobrepeso como diabetes mellitus tipo II o presión sanguínea alta.
  • Si se padecen enfermedades asociadas que se agraven con el sobrepeso.
  • Si se presenta un patrón de distribución de la grasa abdominal. (circunferencia de la cintura >88 cm en mujeres y >102 cm cm en hombres).
  • Si el sobrepeso produce una alta presión anímica o social.

En caso de obesidad y sobrepeso susceptible de tratamiento, el objetivo del tratamiento debe ser realista y definir correctamente cada caso individual. Para ello, no se trata solo de adelgazar, el tratamiento está dirigido sobre todo a estabilizar el peso a largo plazo más allá de lo previsto en la fase de pérdida de peso. Es importante también no perder peso rápidamente, en su lugar, vale la pena una disminución paulatina del peso durante un período largo de tiempo para reducir, en lo posible, la carga que para el cuerpo conlleva la reducción de peso. En cada momento del tratamiento de la obesidad debe primar la mejora de la calidad de vida.

Para la obesidad o el sobrepeso son especialmente recomendables los deportes de continuidadcomo caminar, pasear, hacer footing, nadar o montar en bicicleta. Sin embargo, no se recomiendan los deportes de alto rendimiento.

Sin la colaboración y motivación del paciente no es posible que el tratamiento de la obesidad o el sobrepeso tenga éxito. A largo plazo, solo la responsabilidad de cada uno mantendrá estable el peso. Para ello, es importante informar exhaustivamente sobre la enfermedad, los riesgos que conlleva y el éxito del tratamiento. Para poder combatir con éxito la obesidad o el sobrepeso a largo plazo en niños, es especialmente importante que los padres (o la familia o el tutor) se impliquen en el tratamiento en igual medida (tratamiento basado en la familia). En caso de jóvenes con sobrepeso u obesidad, esto no es absolutamente necesario, ya que con el aumento de la edad de los niños, la influencia familiar disminuye.

Si la causa del aumento de peso es el hipotiroidismo, existe un tratamiento específico. Si se le diagnostica un tumor, por ejemplo de la hipófisis, normalmente sería necesaria una intervención quirúrgica (operación).

Si son los medicamentos los que han ocasionado el aumento de peso, deberá hablar con su médico para que le aconseje el tratamiento que debe seguir. Él decidirá si puede recetarle otro preparado que no le haga aumentar de peso o, al menos, que el efecto sea menor.