Saltar al contenido

Porque Estoy con Ardor de Estómago

Porque Estoy con Ardor de Estómago

El ardor de estómago es una sensación de quemazón dolorosa detrás del esternón. Esta sensación desagradable puede extenderse desde la zona del epigastrio, la “boca del estómago”, hasta la garganta. El ardor se origina cuando los jugos gástricos ácidos refluyen hacia el esófago.

Junto con el ardor de estómago o acidez de estómago pueden aparecer, además, eructos ácidos. En ocasiones, en caso de eructos, puede llegar, incluso, algo de jugo gástrico hasta la faringe o la boca.

El estómago está revestido de una mucosa que lo protege frente a los ácidos gástricos y lo hace insensible frente a estos. Si los jugos gástricos, ácidos, refluyen al esófago (que no está revestido por esa mucosa protectora), provocan “ardor” (los ácidos “queman”). Los médicos denominan este reflujo como reflujo gastroesofágico (“reflujo” de fluir hacia atrás y “gastroesofágico” indicando la dirección de estómago: gastro a esófago. En condiciones normales, los jugos gástricos no refluyen hacia el esófago gracias a la acción de un “músculo constrictor”, el esfínter esofágico.

Casi todo el mundo ha experimentado ardor de estómago leve alguna vez tras una comida muy grasa o después de tomar demasiado café. En los países industrializados un cuarto de la población se queja, al menos una vez al mes, de ardor de estómago relacionada con una ingesta de alimentos inadecuada. El alcohol, el tabaco y el estrés también pueden provocar ardor.

Las embarazadas padecen ardor de estómago con frecuencia. Muchas mujeres se quejan durante el embarazo de ardor en la zona del epigastrio o en la garganta. Al crecer el útero se origina una presión creciente en el estómago. Simultáneamente, el músculo constrictor que separa el estómago del esófago se relaja durante el embarazo y cede fácilmente en caso de presión, por lo que los ácidos gástricos refluyen con facilidad al esófago.

Un ardor de estómago frecuente se puede deber a la denominada enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) que está ocasionada por una debilidad del músculo constrictor inferior del esófago.

Con el tiempo, el ardor de estómago frecuente puede provocar cambios en la la mucosa del esófago. Por ello, en caso de molestias continuas debidas al ardor de estómago es recomendable solicitar valoración médica.

Cómo prevenir el ardor de estómago. Las personas que en ocasiones padecen un ligero ardor de estómago pueden aliviar el problema con remedios sencillos. ¿Sientes una sensación de quemazón en el estómago o la garganta?¡Te desvelamos cómo puedes mejorar esta sintomatología!

Causas

Existen numerosas causas que pueden provocar ardor de estómago. A menudo, el ardor de estómago está relacionado con la ingesta de determinados alimentos. Si la ingesta de alimentos ha sido muy abundante y variada, el estómagoproduce más cantidad de ácidos gástricos de lo normal y esto puede desencadenar ardor de estómago. Los siguientes alimentos pueden ser los responsables del ardor de estómago:

  • Una comida abundante, grasa, picante y condimentada
  • Chocolate u otros dulces
  • Bebidas con gas
  • Menta
  • Cítricos
  • Café
  • Té negro

El alcohol o la nicotina también pueden ser causas del ardor de estómago pues provocan que el músculo que separa el esófago del estómago (esfínter esofágico) se relaje, y así, los jugos gástricos ácidos pueden llegar al esófago.

El ardor de estómago se encuentra entre las típicas molestias de las embarazadas: alrededor de la mitad de todas las mujeres la padecen en el transcurso de su embarazo. El músculo constrictor protector entre el estómago y el esófago se relaja por los cambios hormonales durante el embarazo. El útero, cada vez más grande, presiona más sobre el estómago. Al final, el músculo constrictor no es capaz de evitar el paso de jugos gástricos hacia el esófago.

El café provoca ardor de estómago en muchas personas.
El café provoca ardor de estómago en muchas personas.

Otras causas del ardor de estómago pueden ser, además, el estrés, las preocupaciones y comer apresuradamente. En este contexto, cuando no se puede comprobar ninguna modificación anatómica patológica en el estómago, las molestias estarán tal vez relacionadas con una dispepsia funcional.

Un trastorno funcional del músculo constrictor inferior del esófago (esfínter esofágico inferior) puede estar causado por la denominada enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE). En esta enfermedad, los jugos gástricos refluyen de forma patológica desde el estómago hacia el esófago y causan ardor estomacal frecuente que se produce tras comidas abundantes y que aumenta al estar tumbado. Alrededor de un 75 % de todos los pacientes por la enfermedad por reflujo tiene ardor de estómago. A largo plazo, el paso frecuente de ácido desde el estómago al esófago puede provocar cambios en la mucosa de éste, primero inflamatorios (esofagitis) y, si no se trata, aumenta el riesgo de que se forme un tumor maligno (cáncer de esófago).

Otras posibles causas del ardor de estómago son las siguientes:

  • Sobrepeso
  • Ingesta de medicamentos (por ejemplo algunos psicofármacos)
  • Infecciones (por ejemplo por helicobacter pylori)
  • Hernia de hiato (hernia diafragmática)
  • Divertículos esofágicos (protuberancias de la pared del esófago)
  • Úlceras estomacales. Esto es poco frecuente. Así como enfermedades de la vesícula biliar y el páncreas

Diagnóstico

Si el ardor de estómago aparece frecuentemente se debería acudir al médico para estudiar las causas, valorar si es posible que tras los síntomas se esconda una enfermedad por reflujo y determinar si el ardor de estómago necesita tratamiento.

Para poder dar un diagnóstico certero en caso de ardor de estómago, el médico abrirá una historia clínica (anamnesis) para determinar las posibles causas. Lo más importante es determinar los siguientes puntos:

  • Desde cuándo existe el ardor de estómago.
  • Si empeora tras las comidas o al estar tumbado.
  • Si existen otros síntomas o enfermedades previas.
  • Si existe toma de medicamentos.

Los pacientes que sufren la enfermedad por reflujo se quejarán a menudo de una sensación de ardor detrás del esternón que asciende de la zona del epigastrio hasta la garganta, de espasmos gastrointestinales tras la comida, salivación frecuente, sabor ácido en la boca, flato, sensación de pesadez y eructos.

Si existe la sospecha de una enfermedad por reflujo como causa del ardor de estómago, tras la exploración general se podrá indicar una exploración del esófago, el estómago y el duodeno (endoscopia esofagogastroduodenal). Con ayuda de este examen, el médico puede determinar si la mucosa está inflamada y en qué medida.

Además, la pHmetría de 24 horas permite medir durante un día entero la acidez (valor del pH) en el esófago inferior y, con ello, la existencia de reflujo del contenido del estómago hacia el esófago. En ocasiones, en el diagnóstico del ardor de estómago, son útiles otros exámenes como una ecografía(sonografía) o reconocimiento radiológico (esófagograma o tránsito esófagogastroduodenal).

Tratamiento

El tratamiento para el ardor de estómago se elige según la causa y la gravedad de los síntomas.

En caso de ardor de estómago leve es suficiente con controlar la alimentación y evitar cualquier alimento que provoque los síntomas o consumirlo con moderación. Los hábitos de alimentación típicos, en lo que se refiere a alimentos o bebidas, que pueden provocar ardor de estómago son los siguientes:

  • Comidas abundantes
  • Comidas grasas
  • Condimentos picantes
  • Café
  • Té negro
  • Chocolate o dulces
  • Bebidas con gas (por ejemplo, refrescos carbonatados o agua mineral)
  • Menta
  • Cítricos
  • Tomates

El alcohol y la nicotina deberían evitarse en lo posible en caso de ardor de estómago.

A los afectados por ardor de estómago se les recomienda que no coman mucho antes de dormir. Lo ideal sería que la última comida se realizara, al menos, tres horas antes de acostarse.

En caso de que también aparezca ardor de estómago estando acostados, se aconseja elevar el cabecero de la cama. Así, durante el sueño, los ácidos gástricos no pueden volver tan fácilmente hacia el esófago y se pueden mitigar los síntomas de la acidez estomacal.

El ardor de estómago leve se puede controlar con múltiples remedios caseros contrastados por la sabiduría popular. La leche, las infusiones gastrointestinales, la manzanilla o masticar lentamente nueces o almendras es beneficioso para evitar la acidez de estómago.

En el ardor de estómago frecuente, generalmente, es necesario un tratamiento con medicamentos inhibidores de la bomba de protones como por ejemplo omeprazol, lansoprazol o pantoprazol . Como alternativa, existen los bloqueantes H2 , antiH2, (como la ranitidina), así como los antiácidos (como por ejemplo hidróxido de aluminio, hidróxido de magnesio).

Si el esófago, en caso de enfermedad por reflujo muy avanzada, se ha estrechado por las cicatrices, puede ser necesaria una operación (fundoplicación).

Si el ardor de estómago está causado por una enfermedad infecciosa (por ejemplo, infección por helicobacter pylori), esta deberá ser tratada.

Las embarazadas deberían consultar con su ginecólogo o médico de cabecera qué medicamentos pueden tomar contra el ardor de estómago. Ya que, por lo general, el ardor de estómago durante el embarazo no se debe a una hiperacidez gástrica, los medicamentos bloqueantes del ácido tienen, en ese momento, una efectividad limitada. Por ello, es especialmente importante que las embarazadas controlen, por ejemplo, tumbarse tras las comidas con el tronco elevado. Los alimentos antiácidos como la leche pueden ser de gran ayuda.