Saltar al contenido

Porque Estoy con Dolor al defecar

Porque Estoy con Dolor al defecar

El dolor al defecar es una molestia común. Este síntoma es muy frecuente en los pacientes que sufren estreñimiento crónico.

Si se tiene estreñimiento, las heces suelen ser duras y se debe ejercer mucha fuerza para evacuarlas durante la defecación. Las fisuras pequeñas en la mucosa del ano(fisuras anales), las inflamaciones (por ejemplo, fístulas y abscesos anales), las hemorroides y otras molestias en la zona del ano pueden causar escozor y picor al defecar.

Al igual que el picor y la humedad en la zona anal, el dolor al defecar pertenece a la categoría médica de las denominadasproctalgias, los dolores en la región anal o ano. Si aparecen estas molestias, es importante acudir a un especialista en enfermedades rectales (un proctólogo) para que aclare y trate las causas.

Causas

Si se siente dolor al defecar, la causa suele ser estreñimientocrónico. Si las heces son duras, el paciente ejerce mucha fuerza durante la defecación. El estreñimiento crónico favorece la aparición de hemorroides que, por su parte, pueden producir dolor y molestias. También resulta muy dolorosa la trombosis hemorroidal, producida por coágulos de sangre en los pequeños vasos del ano.

El dolor al defecar también puede estar relacionado con causas distintas. La diarrea puede irritar la mucosa sensible del ano, la cual se inflama, se agrieta y da lugar a escozor en el ano en cuanto éste entra en contacto con la orina y los excrementos. Una fisura anal es un desgarro longitudinal de la mucosa en la zona del recto externo que, además de por los dolores durante la defecación, también se puede hacer perceptible por la presencia de depósitos de sangre en los excrementos. Las fístulas anales (conexiones tubulares entre la mucosa anal y, por ejemplo, la vejiga) suelen deberse a enfermedades intestinales crónicas inflamatorias, como la enfermedad de Crohn.

Otra posible causa de los dolores al defecar es el eccema anal, una desagradable inflamación del ano caracterizada por picor intenso y enrojecimiento. Las enfermedades de transmisión sexual (como la sifilis) y las verrugas genitales (condilomata acuminata) también pueden causar dolor al defecar. Raras veces, los causantes de las molestias son enfermedades malignas, como por ejemplo cáncer de ano (carcinoma anal) y cáncer de intestino (carcinoma rectal).

Diagnóstico

El dolor al defecar requiere un diagnóstico médico, sobre todo si aparecen otras molestias asociadas como sangre en las heces. Por un lado, muchas molestias anales, como las hemorroides se pueden tratar adecuadamente de forma temprana; por otro lado es importante descartar siempre una causa maligna como el cáncer de ano o el cáncer de intestino.

En la anamnesis, el especialista en enfermedades rectales(proctólogo) realiza en primer lugar algunas preguntas sobre el dolor al defecar. Las preguntas más frecuentes son, por ejemplo, las siguientes:

  • Desde cuándo existen las molestias
  • Si se siente picor o humedad en el ano
  • Si se ha observado sangre en las heces o en el papel higiénico
  • Con qué frecuencia se sienten ganas de defecar y si se padeceestreñimiento o diarrea
  • Si se sienten hemorroides u otras enfermedades

A continuación el paciente se tiende de costado con las piernas encogidas sobre una camilla de exploración y el médico observa el ano de forma detallada. Primero comprueba si existen hemorroides, desgarros de la mucosa o una inflamación posible de detectar a simple vista. El denominado tacto rectal permite al médico palpar con el dedo las variaciones del ano, como hemorroides que han cambiado de apariencia o un tumor. Después utiliza un instrumento de exploración visual, el proctoscopio, para observar tramos más profundos del canal anal.

Según las sospechas, será necesario realizar más pruebas complementarias para averiguar la causa del dolor y asegurar el diagnóstico. Entre ellas se encuentran la rectoscopia (endoscopia del recto) o la colonoscopia (exploración visual del colon); la colonoscopia permite ver secciones del intestino más profundas que la rectoscopia. Para poder determinar mejor la causa de los dolores durante la defecación, también puede ser necesario realizar un frotis de la mucosa anal y biopsias (toma de una muestra de tejido) de la mucosa.

Tratamiento

El dolor al defecar se trata en función de la causa de las molestias, ya que los dolores sólo son el síntoma de, por ejemplo, problemas digestivos como el estreñimiento o una enfermedad subyacente, por eso es especialmente importante tratar la causa.

Si es el estreñimiento la causa que provoca el dolor al defecar, se recomienda hablar con el médico sobre el tratamiento más adecuado. A menudo basta con realizar ejercicio de forma regular, beber suficiente líquido y aumentar el consumo de alimentos ricos en fibras vegetales.

Los síntomas de muchas molestias anales, que producendolor al defecar,se pueden aliviar con pomadas, supositorios o enemas, ya que estos contienen sustancias activas analgésicas, inhibidoras del picor y antiinflamatorias (como cortisona, lidocaína, hamamelis y antibióticos). Por lo general, los baños de asiento con manzanilla o aceite del árbol del té también resultan agradables. No obstante, es importante comprobar que estos productos son inofensivas para la piel y de que no irritan la mucosa del ano.

Si el médico diagnostica que la causa del dolor al defecar son las hemorroides a menudo no basta con un tratamiento con pomadas y supositorios. En ese caso, es necesario efectuar una obliteración (escleroterapia), una ligadura o la eliminación quirúrgica de las hemorroides. Los tumores malignos en el ano y la parte inferior del intestino (como el cáncer de ano y el cáncer de intestino)requieren un extenso tratamiento especial (cirugía y, dado el caso, quimioterapia y radioterapia).

Para prevenir el dolor al defecar hay algunas medidas que se pueden tomar. Procura defecar blando y con regularidad, utiliza papel higiénico suave (o paños húmedos si es necesario) y lleva una buena higiene íntima.