Saltar al contenido

Porque Estoy con Alopecia Areata

Porque Estoy con Alopecia Areata

Según su definición, la alopecia areata aparece de forma repentina, no va acompañada de signos de inflamación ni de cicatrización y afecta a zonas claramente delimitadas en las que se caen los cabellos. La extensión y evolución es muy variable: la alopecia areata puede afectar a áreas individuales, pero en los casos extremos también puede provocar la caída del todo el vello corporal.

La alopecia areata aparece frecuentemente a intervalos: se alternan las fases de crecimiento y las fases de caída del cabello. Esta enfermedad afecta a una de cada mil personas.

Causas

La alopecia areata y sus causas son objeto de muchos debates y especulaciones. Hasta donde se sabe hoy día, es probable que la alopecia areata sea una enfermedad autoinmune. Hasta la fecha no se conocen otras causas externas.

En las enfermedades autoinmunes el sistema inmunitario no solo ataca a los parásitos ajenos al cuerpo, como virus o bacterias, sino también a los tejidos, las células y los órganos del propio cuerpo. En el caso de la alopecia areata el sistema inmunitario ataca al folículo piloso. Esta reacción del sistema inmunitario puede afectar a todos los folículos pilosos, por lo que, además de al cabello, la alopecia areata también puede afectar a todo el vello del cuerpo.

Existen ciertas enfermedades que aparecen más a menudo junto a la alopecia areata:

  • En los niños: dermatitis atópica, alergia al polen y asmaalérgico (es decir, enfermedades atópicas).
  • Una de cada diez personas con síndrome de Down(trisomia 21) sufre alopecia areata a lo largo de su vida.

Dado que la alopecia areata no tiene otras causas, como trastornos hormonales o posibles molestias físicas relacionadas con tóxicos, no es necesario buscar posibles desencadenantes. Asimismo, hasta donde se sabe hoy día, tampoco se debe a causas psíquicas.

Síntomas

En comparación con otras formas de caída del cabello, la alopecia areata aparece casi siempre de forma repentina. Los síntomas son muy característicos: en poco tiempo se forman en una o varias partes de la cabeza placas calvas de distinto tamaño, redondas u ovaladas, que pueden desembocar en una calvicie absoluta. Por lo general no existe inflamación, la piel no sufre alteraciones y no presenta cicatrices. Las zonas están bien delimitadas y se caracterizan por la presencia de cabellos con forma de signo de exclamación en los márgenes. La piel de las superficies calvas suele tener un color marfil. Por lo general, los cabellosque hay en los márgenes de las zonas calvas se pueden arrancar fácilmente, incluso a mechones.

En la evolución posterior de la alopecia areata las zonas afectadas por la calvicie pueden agrandarse y unirse entre sí. En un 30% aproximado de los casos también se producen alteraciones en las uñas de los dedos de la mano, por ejemplo, en forma de surcos transversales, depresiones (denominadas “uñas picadas”), mayor fragilidad o aumento del grosor. Es lo que se llama distrofia ungueal.

La alopecia areata afecta sobre todo a la cabeza, pero también puede atacar a otras partes del cuerpo cubiertas de vello como, por ejemplo, las siguientes:

  • Vello púbico
  • Barba
  • Cejas y las pestañas

En su versión más agresiva, la alopecia areata puede provocar la pérdida de todo el vello del cuerpo (alopecia areata universalis).

En muchos casos, la alopecia areata remite de forma espontánea en el plazo de un año. Cuando esto ocurre, los cabellos que crecen pueden estar despigmentados, es decir, sin color. Aproximadamente la mitad de los afectados vuelve a enfermar en un momento posterior (recidiva). Esta evolución a intervalos es típica de la alopecia areata.

Los médicos distinguen distintos tipos de alopecia areata. La clasificación se basa en lo extendida que esté la caída del cabello:

  • Alopecia areata unilocularis: afecta a un solo punto.
  • Alopecia areata multilocularis: afecta a varios puntos.
  • Alopecia areata subtotalis: se cae prácticamente todo el cabello de la cabeza.
  • Alopecia areata totalis: pérdida completa del cabello de la cabeza.
  • Alopecia areata universalis: caída de todo el vello del cuerpo.
  • Tipo ophiasis: se trata de una forma especial de evolución de la alopecia areata en la que caen los cabellos de los márgenes de la cabeza cubiertos de pelo; la mayoría de las veces de la nuca, pero también de las sienes o la frente.

Existe una enfermedad que si bien puede asemejarse a la alopecia areata, se debe a una causa completamente distinta, la denominada tricotilomanía. Así denominan los médicos a la manía de arrancarse el cabello. Esta enfermedad afecta sobre todo a niños y a mujeres jóvenes con trastornos psicológicos.

Sobre las causas de la caída del cabello existen muchas creencias falsas que dificultan el diagnóstico para iniciar tratamiento de forma temprana. La alopecia no afecta únicamente a nivel estético, es un problema dermatológico. ¿Quieres saber qué mitos sobre la alopecia son ciertos y cuáles no lo son?

Diagnóstico

El médico establece el diagnóstico de la alopecia areataobservando el aspecto típico de las áreas sin pelo. La mayoría de las veces existen puntos de calvicie bien delimitados de forma redonda u ovalada en la zona de la cabeza cubierta de pelo. En ocasiones la piel tiene un color marfil.

El médico obtiene otros indicios importantes de la alopeciaareata en una entrevista clínica detallada con el afectado en la que le pregunta por la evolución de la alopecia y por su historia clínica (anamnesis). Las indicaciones del afectado sobre enfermedades orgánicas conocidas enfermedades de otro tipo o enfermedades autoinmunes pueden ser de ayuda para establecer el diagnóstico.

La duración, el tipo y la localización de la alopecia juegan un papel muy importante. Otros síntomas secundarios, por ejemplo, en las uñas de los dedos de la mano, también pueden aportar información. En el examen médico de la cabeza. El médico comprueba la estructura y cantidad del cabello, examina el nacimiento del pelo y observa el folículo piloso. Además, comprueba la naturaleza del cuero cabelludo y la firmeza con que está anclado el cabello. Para ello realiza la prueba del tirón (pull test). El examen del cuero cabelludo con un instrumento de aumento especial (denominado dermatoscopio) también puede aportar gran cantidad de información. Los resultados del laboratorio pueden confirmar un diagnóstico preliminar o indicar otras causas de la alopecia, como la función alterada de la tiroides, sífilis (lúes) o una enfermedad autoinmune.

Tratamiento

La alopecia areata no necesariamente requiere tratamiento, ya que en principio es reversible, es decir, que puede remitir espontáneamente. En la mayoría de afectados de alopecia areata poco acusada, el cabello vuelve a crecer en las calvas. De ahí que en lugar de seguir un tratamiento con medicamentos, lo que se hace más que nada es simplemente esperar.

La alopecia areata puede aparecer una y otra vez, ni la mejor de las terapias puede evitar la posibilidad de que el pelo se vuelva a caer. La necesidad de tratamiento depende de cada caso concreto y del deseo del paciente. Las calvas de la cabeza causan mucho sufrimiento a muchas personas, sobre todo porque a menudo son muy visibles para los demás. Un tratamiento se debe elegir cuidadosamente considerando los riesgos y los beneficios, ya que algunos medicamentos tienen fuertes efectos secundarios.

Hasta la fecha no existe ningún tratamiento contra la alopecia areata que pueda curar la causa de la enfermedad, pero los tratamientos sintomáticos pueden contribuir a recuperar la totalidad del cabello. En el caso de la alopecia areata el tratamiento depende del estadio, es decir, de lo avanzada que esté la caída del cabello. Se distinguen dos tipos de tratamiento: uno local (externo, tópico) y uno con pastillas (tratamiento sistémico).

Son sustancias activas habituales:

  • El cinc (pastillas)
  • La terapia local con glucocorticoides (cremas, soluciones, espuma)
  • La terapia sistémica con glucocorticoides (abreviado: corticoides)
  • Y la inmunoterapia local con DCP

Cinc

Si la alopecia areata es muy poco acusada y visible desde hace poco, el afectado puede tomar cinc durante varios meses sin temer que aparezcan efectos secundarios. Los efectos secundarios del zinc dependen mucho del caso concreto, aunque según estudios científicos no son muy probables.

Corticoides

Otra posibilidad es el tratamiento local con una solución, crema o espuma que contenga corticoides. La mometasona, la amcinonida y el propionato de clobetasol son principios activos habituales. Los tratamientos de este tipo se pueden seguir durante un máximo de tres meses. Una vez más, no se puede predecir en cada caso concreto si este tratamiento será efectivo y cómo actuará.

La terapia sistémica con corticoides (principio activo: prednisolona) no se indica a menudo para los procesos leves de alopecia areata debido a la mala relación entre el resultado y los efectos secundarios. Sin embargo, hay situaciones en las que se intenta poner un tratamiento sistémico: cuando el tratamiento local actúa de forma lenta o insuficiente o la alopecia areata evoluciona de forma muy acusada.

El tratamiento sistémico suele durar más de cuatro semanas. Si es efectivo, el médico puede prolongarlo otras cuatro semanas como máximo. Este tipo de tratamiento sistémico detiene a menudo la caída del cabello y hace que vuelva a crecer. El problema del tratamiento son los efectos secundarios y el hecho de que tras suspenderlo, puedan volver a aparecer las calvas. Los expertos parten de la base de que el tratamiento local y sistémico con corticoides inhibe la inflamación del folículo piloso desencadenada por el propio sistema inmunitario.

El tratamiento contra la alopecia areata acusada más efectivo por el momento, y probado con estudios, es la inmunoterapia externa con el principio activo DCP (difenilciclopropenona). Los médicos utilizan este procedimiento sobre todo cuando la alopecia areata abarca más de un tercio del cuero cabelludo. A la inmunoterapia con DCP le suele preceder un tratamiento con corticoides sin éxito. En ese caso se trataría de un “intento de tratamiento individual”, ya que la DCP no está oficialmente autorizada para tratar la alopecia areata.

El objetivo del tratamiento es que la DCP desencadene una reacción del tipo de la alergia por contacto (alergia de tipo IV). Antes de ello se debe sensibilizar al paciente, es decir, hacerlo sensible a la DCP. Una vez que esto sucede, el médico vuelve a aplicar el principio activo semanalmente y de este modo vuelve a desencadenar el eccema alérgico. Éste va acompañado de piel enrojecida, pruritoy posiblemente, de ganglios linfáticos inflamados. En algunos casos el afectado tiene una reacción demasiado fuerte y aparece un eccema exagerado. La reacción normal debe producirse una y otra vez a lo largo del tratamiento, lo que significa que éste es efectivo. En este caso aumenta la posibilidad de que el cabello vuelva a crecer entre uno y seis meses después y de que, en el mejor de los casos, no queden calvas (lo que se denomina remisión de la enfermedado.

En el caso del tratamiento con DCP también es cierto que resulta más complicado cuanto más tiempo se tiene la alopecia areata y cuanto más acusada es. Los pacientes deben contar con que el tratamiento local con DCP solo tiene efecto mientras se está aplicando. Para realizarlo de forma exitosa y segura, los pacientes solo deben acudir a médicos con formación especial y familiarizados con el tratamiento con DCP.

Además, la alopecia areata también se puede tratar con ayuda de rayos UVA (tratamiento PUVA). En algunos casos también se puede considerar la aplicación de una terapia de excitación local con el principio activo ditranol. El ditranol se utiliza normalmente en el tratamiento de la psoriasis, no existen estudios clínicos sobre su efectividad en el caso de la alopecia areata.

Los expertos consideran ineficaces, insuficientes y casi siempre decepcionantes los siguientes tratamientos:

  • Sustancias denominadas inhibidores de la calcineurina (principios activos como el tacrolimús y el pemicrolimus).
  • Denominados biológicos (proteínas creadas de forma tecnogenética que, a su vez, inhiben ciertas proteínas propias del cuerpo). Por ejemplo, alefacept y etanercept.