Saltar al contenido

Porque Estoy con Alergia al Niquel

Porque Estoy con Alergia al Niquel

Definición

Es una reacción alérgica al níquel. Se produce después del contacto piel con un objeto o sustancia que contiene níquel. Por lo tanto, la alergia al níquel es una de las llamadas alergias de contacto.

En una alergia de contacto (eccema de contacto alérgico, dermatitis de contacto), el contacto directo de la piel con una sustancia específica, con el níquel, provoca una reacción inflamatoria. Típicamente, esta reacción alérgica se limita al lugar de la piel que entra en contacto directamente con la sustancia (alérgeno) causante de la alergia.

Debido a que los síntomas aparecen con retraso (pasan al menos 12 horas después del contacto con la sustancia alergénica hasta notarlos), las alergias de contacto como la alergia al níquel se incluyen en las alergias de tipo IV (de tipo retardado). La alergia de tipo retardado ocupa un puesto especial entre las alergias, ya que no hay anticuerpos, sino que ciertos glóbulos blancos (células T) son responsables de la reacción alérgica.

El níquel es un elemento brillante de color blanco plateado (símbolo químico Ni), que pertenece a los metales pesados ferromagnéticos. Es parte de muchas aleaciones metálicas, y está presente por lo tanto en muchos artículos, y también en muchos alimentos. El níquel es soluble en agua, y por tanto se libera incluso con la transpiración, por lo que la alergia al níquel se produce con frecuencia en el verano.

Causas

Es una de las alergias más comunes en el mundo occidental. En las mujeres se calcula que la incidencia es en torno al 30%. Su prevalencia es mayor en mujeres que en varones.

La alergia al níquel es hereditaria: quien está predispuesto reacciona de manera particularmente sensible y puede desarrollar una alergia al níquel más que otros. Numerosos objetos y sustancias que contienen níquel desencadenan una alergia al níquel. Muchos alimentos también contienen níquel y pueden causar la alergia. Posibles causas de la reacción alérgica son, por ejemplo:

  • Joyas (por ejemplo, pendientes)
  • Relojes
  • Cinturones (que contienen níquel en los remaches o hebillas)
  • Gafas y prótesis dentales
  • Botones (por ejemplo, botones de metal en vaqueros)
  • Cubiertos
  • Cremalleras
  • Monedas
  • Artículos para el cabello y detergentes
  • Fresas
  • Legumbres
  • Cacao
  • Frutos secos
  • Alimentos enlatado

La alergia al níquel es una de las llamadas alergias de contacto, porque el contacto directo con el níquel por personas con la alergia correspondiente produce en la piel una dermatitis alérgica de contacto (dermatitis de contacto) que provoca erupción cutánea, picor y enrojecimiento de la piel. Normalmente, estos síntomas de alergia al níquel sólo se presentan en el lugar que ha estado en contacto con el níquel.

Una alergia al níquel se puede diagnosticar con una prueba de alergia. El tratamiento consiste principalmente en evitar los objetos que contienen níquel (advertencia: ¡los cigarrillos también contienen níquel!) y en tratar el eccema con pomadas o cremas. En general, los síntomas de la alergia al níquel remiten en pocos días.

Cuando el desencadenante de la alergia al níquel está dentro del cuerpo (por ejemplo una prótesis, un implante o prótesis dentales que contienen níquel) es necesario eliminar el material que contiene níquel y reemplazarlo con otro material sin níquel.

En general, las personas más sensibles, o que reaccionan con hipersensibilidad al níquel, pueden hacer lo siguiente para evitar la alergia al níquel:

  • Evitar el contacto con materiales que contienen níquel (esto también significa: renunciar a los piercings).
  • No elegir una profesión donde el contacto más frecuente con el níquel es esencial (por ejemplo, peluquería, joyería, relojería, cajeros, asistentes dentales).
  • Medidas de protección personal (por ejemplo, guantes para protección de la piel, espumas y pomadas protectoras de la piel).

El sistema inmunitario reconoce la sustancia alergénica (el alérgeno: en este caso, el níquel) y reacciona de forma que finalmente provoca una dermatitis de contacto. Como con cualquier alergia por contacto (dermatitis de contacto), los responsables de la reacción alérgica al níquel son un tipo de glóbulos blancos (linfocitos T) del sistema inmunitario. Mientras para algunas personas es suficiente que haya concentraciones incluso bajas de níquel para provocar la alergia al níquel, otros muestran una mayor tolerancia.

Síntomas

Una alergia al níquel se manifiesta principalmente por síntomas en la piel: después del contacto con el material que contiene níquel se desarrolla dentro de unas horas una inflamación de las capas superiores de la piel, resultando una dermatitis (dermatitis por níquel).

Las características de un eccema asociado al níquel son erupciones en la piel, picor y enrojecimiento. Típicamente, en una alergia al níquel estos síntomas se limitan al lugar que ha entrado en contacto con el níquel. Aparte de las personas extremadamente sensibles, también el consumo de alimentos que contienen níquel puede desarrollar reacciones alérgicas, que pueden aumentar los síntomas de alergia al níquel existentes.

Diagnóstico

En la alergia al níquel, el primer diagnóstico se hace sobre la base de los síntomas de la piel y el historial del afectado: si la personas desarrolla erupciones en la piel después del contacto con materiales que contienen níquel, es indicación de alergia al níquel.

Para confirmar el diagnóstico de la alergia al níquel se utiliza una prueba de alergia. En la llamada prueba de parches, el médico pega un parche impregnado con una sustancia de ensayo en la espalda o el antebrazo. En general, se prueban varios alérgenos simultáneamente. Si la piel muestra una reacción a la sustancia que contiene níquel, existe una alergia al níquel.

Tratamiento

En una alergia al níquel el tratamiento consiste sobre en evitar el contacto con la sustancia alergénica (= alérgeno). Como incluso los cigarrillos contienen níquel, es recomendable no fumar o fumar lo menos posible. En casos particularmente graves de alergia al níquel, puede ser útil cambiar la dieta. En otras palabras: prescindir en la dieta de alimentos con contenido alto de níquel, como por ejemplo el cacao, soja, levadura, almejas o legumbres si es posible. La dieta baja en níquel es algo controvertido. Si la renuncia a alimentos que contienen níquel no muestra ningún efecto después de uno a dos meses, puede interrumpir la dieta tranquilamente.

Contra el eccema de contacto causado por alergia al níquelayuda el tratamiento con agentes antiinflamatorios: son adecuados por ejemplo los glucocorticoides (como la hidrocortisona) o antihistamínicos en forma de pomadas o cremas. Estos tratamientos sintomáticos reducen la picazón y hacen que el eccema se cure más rápidamente. Generalmente el eccema remite nuevamente dentro de unos días si no se vuelve a haber contacto con el níquel.

Evolución

La alergia al níquel suele seguir una evolución favorable: el eccema de contacto causado por el níquel suele responder bien a la terapia y remitir rápidamente. Si los afectados evitan los alérgenos, bajo este tratamiento los síntomas de alergia al níquel suelen disminuir rápidamente.

En casos raros se desarrolla como resultado de la alergia al níquel un eccema crónico que requiere un tratamiento continuo, ya sea en forma de preparados especiales de cuidado de la piel o con una terapia de rayos (UVA o rayos ultravioleta).

Complicaciones

En ciertas circunstancias una alergia al níquel puede estar asociada con complicaciones durante su evolución. Este es el caso cuando el desencadenante de la alergia al níquel está localizado dentro del cuerpo: las prótesis, implantes o dentaduras postizas pueden contener níquel y causar reacciones alérgicas. En este caso, se debe retirar el material desencadenante inmediatamente y sustituirlo por otro sin níquel.

Prevención

Si usted es alérgico al níquel, puede evitar los síntomas de la alergia al níquel con algunas precauciones, por ejemplo:

  • Evitar el contacto con materiales que contengan níquel.
  • Evitar ocupaciones en las que el contacto frecuente con el níquel es inevitable (por ejemplo, peluqueros, joyeros, relojeros, cajeros, asistentes dentales, oficios de la construcción).
  • Medidas de protección personal: guantes de protección de la piel y espumas o pomadas protectoras de la piel.

Estas medidas preventivas se aplican también en caso de no haber todavía alergia al níquel en personas generalmente más sensibles.

Una medida especial para la prevención de la alergia al níquel es abstenerse de las perforaciones con piercings. Esto se aplica especialmente a los jóvenes cuando el piercing representa un riesgo particularmente alto de desarrollar hipersensibilidad al níquel. Especialmente entre los jóvenes la probabilidad de desarrollar posteriormente una alergia al níquel, que puede limitar la calidad de vida, va en aumento por el uso de piercings.