Saltar al contenido

¿Porqué Estoy con Acalasia?

¿Porqué Estoy con Acalasia?

La acalasia es un trastorno funcional del esófago poco común que provoca que el músculo inferior no pueda relajarse al tragar. Suele aparecer en personas de mediana edad.

Los síntomas característicos de la acalasia son molestias al tragar, regurgitación de los restos de alimentos y sensación de pesadez. En la mayoría de los casos, se desconoce la causa de esta patología. En ocasiones, puede esconderse tras estas molestias características un cáncer de esófago(carcinoma de esófago). Por este motivo, hay que esclarecer estos síntomas mediante una endoscopia del esófago.

Existen diferentes métodos para tratar esta patología. Si se trata de una acalasia leve suele ser suficiente un tratamientocon medicamentos; sin embargo, lo más indicado es realizar una dilatación del músculo inferior del esófago. Las molestias suelen disminuir gracias al tratamiento aunque no existe un tratamiento definitivo para la enfermedad.

Definición

La acalasia es un trastorno funcional del esófago por el que el músculo no puede relajarse al tragar, al contrario de lo que ocurre en las personas sanas. También suelen verse afectados los movimientos del esófago (peristálticos), que son los que reenvían el quimo.

El esófago es un músculo en forma de tubo que está revestido en su interior por una mucosa. En el interior de la capa muscular se encuentran células nerviosas conectadas unas con otras (el denominado plexo de Auerbach). Se encargan de manejar los movimientos exactos del esófagodurante la deglución. Estos movimientos trasportan el quimo en su totalidad desde la boca al estómago. Allí, el ambiente ácido se encarga de desinfectar el alimento; los fuertes movimientos lo mezclan con las enzimas y lo siguen triturando. Una válvula situada entre el estómago y el esófago impide que el quimo y el agresivo ácido clorhídrico regresen al esófago. Este esfínter esofágico inferior se encarga (mediante la tensión y distensión del músculo) de que la comida llegue al estómago al tragar y de que ningún contenido del estómago pueda regresar. Cuando se padece acalasia falla el plexo de Auerbach, por lo que el esfínter esofágico inferior no puede relajarse. Por lo tanto, la entrada al estómago está tan cerrada que el alimento no puede llegar por completo a su interior. El alimento se queda, literalmente, atascado en la garganta .

Incidencia

La acalasia no es una patología muy frecuente. Suele presentarse, únicamente, un nuevo caso por cada 100.000 habitantes al año. La acalasia afecta a pacientes de cualquier edad, aunque es más común en personas de entre 20 y los 40 años.

Causas

La acalasia se ocasiona porque un conjunto de nervios (el plexo de Auerbach) situados en el esófago inferior falla, por lo que se interrumpe el suministro de la musculatura esofágicaa través de los nervios (la inervación). Hasta el momento se desconocen las causas de este hecho: en el 97% de los casos la acalasia se considera idiopática, es decir, sin causa conocida. En el 2% de los pacientes se observa una tendencia familiar. Aproximadamente el 1 por ciento de los casos se presenta por enfermedades neurológicas (tales como el Parkinson).

Es posible que las enfermedades autoinmunes provoquen una de las lesiones de las células nerviosas causantes de la acalasia. En casos aislados, la acalasia puede aparecer por un tumor en la parte superior del estómago (carcinoma estomacal) o por una infección con el mal de Chagas (enfermedad tropical de Sudamérica).

Causas de la Acalasia
Causas de la Acalasia

Síntomas

La acalasia se manifiesta a través de los siguientes síntomascaracterísticos:

  • Molestias al tragar (disfagia)
    Las molestias al tragar se detectan si tiene dificultades al hacerlo. El alimento se queda atascado en la garganta. Los afectados deben tomar mucho líquido para que el quimo pueda seguir su camino.
  • Eructos (regurgitación)
    Al eructar, los restos de comida regresan a la zona bucal desde el esófago. En etapas más avanzadas, la acalasia los provoca de manera espontánea cuando el afectado se acuesta. Los eructos pueden ocasionar también que los restos de comida terminen en las vías respiratorias. Por eso, la acalasia en estado avanzado puede derivar en neumoníaspor aspiración.
  • Sensación de pesadez en la zona del pecho
    En un tipo especial de acalasia (con hipermotilidad), aumentan los movimientos del esófago (peristálticos) y pueden aparecer dolores fuertes en la zona del pecho que se pueden llegar a confundir con molestias en el corazón.

En el primer estadio de la enfermedad los síntomas de la acalasia no aparecen de forma constante sino que solo se manifiestan de vez en cuando y de forma leve. En una etapa posterior comienzan a afectar negativamente a la vida diaria del paciente. El proceso digestivo se ve alterado por lo que los pacientes de acalasia pueden sufrir una pérdida de peso progresiva.

Síntomas de la Acalasia
Síntomas de la Acalasia

Diagnóstico

El diagnóstico de la acalasia se realiza atendiendo a los síntomas y a los resultados de las pruebas diagnósticas. Estas pruebas se realizan en el esófago. Las más importantes son las siguientes:

  • Exámenes endoscópicos
  • Radiografías
  • Manometrías

Endoscopía

En determinadas circunstancias, los restos de comida, las inflamaciones o un estrechamiento visible del esófagoinferior indican la presencia de acalasia. Para poder diagnosticarla es importante realizar una endoscopia para descartar otras posibles causas de las molestias como, por ejemplo, cáncer de esófago. En algunos casos el médico toma una muestra de tejido (biopsia) para buscar alteraciones y otras anomalías.

Radiografía

Para que la radiografía sea útil en el diagnóstico de la acalasia, los afectados toman previamente un medio de contraste (bario) que permite distinguir el trazado del esófago en la misma. En estos casos, si se padece acalasia, en la radiografía puede verse un estrechamiento acabado en punta en el paso al estómago.

Según la etapa de la enfermedad en la que se encuentre, la zona del esófago por encima de este estrechamiento está dilatada (en forma de copa de champán).

Manometría

En caso de sospecha de acalasia, una manometría también puede ayudar a establecer el diagnóstico: con su ayuda puede medirse la presión en el esófago. La acalasia puede detectarse gracias a la medición de la falta de relajación del músculo inferior del esófago (esfínter esofágico) al tragar. La medida de la presión puede concluirse a partir de los movimientos peristálticos. Se pueden distinguir tres tipos de acalasia según su motilidad:

  • Con hipermotilidad: aumento de los movimientos peristálticos
  • Con hipomotilidad: disminución de los movimientos peristálticos
  • Con amotilidad: no existe ningún movimiento peristáltico

Tratamiento

El objetivo del tratamiento de la acalasia es el de mitigar los síntomas. Para ello se puede disponer de varias posibilidades terapéuticas. El denominador común de todos los métodos es que pretenden disminuir la presión en el esfínter esofágico, la válvula entre el estómago y el esófago. Esto permite que los alimentos pasen rápidamente y en su totalidad desde el esófago al estómago.

No existe ningún tratamiento causal de la acalasia: es imposible eliminar la disfunción en el suministro de la musculatura del esófago a través de los nervios. Por lo tanto, la enfermedad no se puede curar.

Tratamiento con medicamentos

En las primeras etapas de la acalasia es conveniente seguir un tratamiento con medicamentos: estos reducen la presión en el músculo inferior del esófago y logran mitigar en gran medida las molestias. Debe tomarse los fármacos (antagonistas del calcio y nitrato), que también se emplean en casos de hipertensión y enfermedades cardíacas coronarias, media hora antes de cada comida. Sin embargo, el efecto de estos medicamentos disminuye si se toman a largo plazo. En ocasiones también hay que dejar de tomarlos por sus efectos secundarios (tales como bajadas de tensión, mareos o dolores de cabeza).