Saltar al contenido

Porque Estoy con Dolor de Ojos

Porque Estoy con Dolor de Ojos

El término dolor de ojos agrupa todos los dolores que afectan a los ojos o su entorno directo. A menudo, este síntoma se presenta asociado con dolor de cabeza y, en casos extraordinarios, se combina con problemas de visión.

El dolor de ojos suele manifestarse con más molestias localizadas en la zona de los ojos como, por ejemplo, enrojecimiento ocular, picor, sensación de cuerpo extraño en el ojo, lagrimeo, mareo, vértigo, sensibilidad a la presión o dolor maxilar.

En los países industrializados aumenta constantemente la incidencia del dolor de ojos. En personas con empleos en los que se abusa del ordenador o profesiones como los relojeros o los joyeros que tienen que fijar la vista, el porcentaje de casos de dolor de ojos es mayor. Además, en estos casos suelen aparecer tensiones en el cuello y en los hombros.

Cuidar la vista. La vista es considerada por muchos como el sentido estrella. Pero, a menudo, nos olvidamos de cuidarla. ¿Sabes que el 50% de los casos de pérdida visual podrían haberse evitado gracias a acciones preventivas? Aquí tienes consejos para cuidar de tu vista.
Cuidar la vista. La vista es considerada por muchos como el sentido estrella. Pero, a menudo, nos olvidamos de cuidarla. ¿Sabes que el 50% de los casos de pérdida visual podrían haberse evitado gracias a acciones preventivas? Aquí tienes consejos para cuidar de tu vista.

Se recomienda acudir al oftalmólogo si el dolor ocular aparece de forma repentina, con intensidad, no cesa tras un corto periodo de tiempo o los brotes de repiten con frecuencia.

Causas

Las causas del dolor de ojos son muy variadas y están casi siempre relacionadas con diferentes síntomas paralelos. Un origen posible es una herida en la córnea, por ejemplo, debido a un cuerpo extraño. El dolor de ojos puede desencadenarse a partir de una inflamación o infección. A menudo, se da por una infección de la conjuntiva (conjuntivitis), por una alergia (por ejemplo, alergia al polen), por una infección bacteriana o por una infección de la córnea (conjuntivitis o queratitis). A menudo, se produce en el marco de un caso agudo de migraña o de dolores agudos de cabeza.

Además, el dolor de ojos se puede producir por las siguientes causas:

  • Esclerosis múltiple
  • Ojos secos
  • Inflamación de la frente y las cavidades paranasales
  • Neuralgia facial
  • Inflamación del nervio óptico
  • Enfermedad del iris
  • Ataque de glaucoma agudo

El dolor de ojos también se puede manifestar por cuestiones climáticas como el aire de un secador o por oscilaciones del clima. Las quemaduras solares en la córnea son molestas y pueden ser causa del dolor de ojos. Estas lesiones pueden estar ocasionadas por estancias en la nieve sin protección ocular o por manejar una soldadora sin gafas de protección reglamentarias.

Diagnóstico

El diagnóstico del dolor de ojos ha de ser certero. Es importante realizar un examen de los ojos y realizar una anamnesis completa. Para realizar un buen diagnóstico hay que determinar cuánto tiempo dura el dolor, la frecuencia con la que se manifiesta y en qué periodos determinados se produce la molestia. También es importante determinar si existen alergias, si se están tomando medicamentos o si existen familiares con problemas congénitos de la vista como, por ejemplo, glaucomas o cataratas.

Tras completar la anamnesis se realiza un examen físico para buscar anomalía en los ojos. Hay que usar un tinte(fluoresceína) que tiñe solo la parte de la cornea que esta dañada. Se revisa también el interior de los párpados. Esta técnica de explotación se basa en darle la vuelta al párpado para que la parte interna quede visible y se pueda explorar. Así mismo, hay que añadir un colirio para dilatar la pupila y poder visualizar directamente la parte de dentro del ojo (fondo de ojo).

Si se encuentran indicios de posibles causas del dolor de ojos, se realizarán pruebas de diagnóstico complementarias como la medición de la presión intraocular, una test de alergia o exámenes neurológicos.

Tratamiento

Debido a la gran variedad de desencadenantes del dolor de ojos, sus tratamientos también son muy dispares y siempre dependen de la causa exacta que ha ocasionado la molestia. Si el origen es un cuerpo extraño podrá extraerlo un oftalmólogo con la instrumentación adecuada y anestesia local.

Las heridas leves de la córnea suelen curarse por sí solas tras uno o dos días de evolución. La aplicación de pomadas oculares, oclusión ocular y de compresas frías es muy recomendable. Si la herida de la superficie de la córnea no se resuelve por si sola podría ser necesario rebajarla mecánicamente o eliminarla mediante un láser para que se recupere la capa superior.

El dolor de ojos provocado por una quemadura se alivia con pomadas oculares y las compresas frías. En un periodo de tres días suele desaparecer el dolor por sí solo.

El tratamiento más adecuado para el dolor de ojos relacionado con infecciones de la conjuntivacausadas por bacterias se basa en las gotas oculares con contenido antibiótico. Contra las infecciones víricas no existe un tratamiento determinado por la causa, aunque en algunos casos, resultan muy efectivas las gotas con contenido de cortisona.

Si el dolor de ojos va acompañado de otras enfermedades principales, en todo caso es necesario un tratamiento directo de éstas.

Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos,Porque Estoy con Dolor de Ojos