Saltar al contenido

Porque Estoy con Dolor de Oído

Porque Estoy con Dolor de Oído

La expresión “dolor de oído” se refiere a cualquier dolorque se manifieste oído externo, el oído medio o el oído interno. El dolor en el pabellón auricular también se incluye en esta categoría.

El dolor de oído puede aparecer de forma súbita, en forma de dolor intenso o pinchazo en uno o en ambos oídos; a veces aparece sólo al masticar. Dado que dentro del oído se encuentran el órgano auditivo y el órgano del equilibrio, los dolores de oído pueden ir acompañados de pérdida de audición y/o mareos. Otros síntomas acompañantes pueden ser, por ejemplo, la sensación de un cuerpo extraño o ruidos en el oído. En algunos casos puede haber sangre o líquido que emana desde el interior del oído.

El alcance del dolor de oído y sus síntomas adicionales depende en gran medida de las causas que los hayan originado. El dolor de oído puede manifestarse, por ejemplo, en las siguientes situaciones:

  • El oído medio o el conducto auditivo externo están inflamados (causas más frecuentes).
  • La trompa de Eustaquio está inflamada o cerrada.
  • El pabellón auricular está infectado o congelado
  • El tímpano está dañado.
  • El conducto auditivo está cerrado por cuerpos extraños o cerumen.
  • La glándula parótida está inflamada (por ejemplo, por paperas).
  • Un diente o la articulación temporomandibular están afectados.
  • Las amígdalas palatinas están inflamadas (amigdalitis).
  • Cambios en la presión atmosférica (por ejemplo, al volar, bucear o conducir un coche por zonas con gran diferencia de altitud; también por un golpe en el oído o por una explosión).
Un dolor de oído puede llegar a ser casi insoportable. Puede manifestarse en el oído externo, el oído medio, el oído interno o en el pabellón auricular.
Un dolor de oído puede llegar a ser casi insoportable. Puede manifestarse en el oído externo, el oído medio, el oído interno o en el pabellón auricular.

El dolor de oído externo se manifiesta, por ejemplo, cuando el conducto auditivo se inflama y la inflamación presiona el hueso del conducto auditivo. Cuando la inflamación se localiza en el oídomedio puede formarse pus que, al no poder salir, normalmente también provoca dolor de oído, puesto que entonces se ejerce una gran presión en su interior.

El dolor de oído puede ser intenso y persistente incluso por la noche. En determinadas situaciones los analgésicos no consiguen ayudar a la hora de combatir fuertes dolores de oído; por ello, y para evitar que se produzcan daños permanentes, se aconseja acudir al médico y, si fuera preciso, al otorrinolaringólogo.

Causas

El dolor de oído puede estar ocasionado por causas muy diversas. Muy a menudo el dolor en el oído se manifiesta porque el conducto auditivo externo o el oído medio están inflamados:

  • Una inflamación del oído medio (otitis media) puede ser la consecuencia de un resfriado. Las bacterias se extienden desde la mucosa de la nariz o de la faringe hasta el oído medio. Los dolores de oído provocados por la inflamación del oído medio son especialmente frecuentes en niños de tres a ocho años.
  • La inflamación del conducto auditivo externo (otitis externa) es una infección de la piel del conducto auditivo provocada por bacterias u hongos, que suele aparecer a causa de una higiene auditiva excesiva o de lesiones provocadas por los bastoncillos de algodón. Esta es la causa más frecuente de los dolores de oído en adultos. Esta infección suele aparecer también por la entrada de agua al bañarse, sobre todo en verano.

El dolor de oído también puede tener las siguientes causas:

  • Inflamación o cierre de la trompa de Eustaquio
  • Infecciones del pabellón auricular
  • Enfermedades de los dientes o de la articulación temporomandibular
  • Cierre del canal auditivo por cuerpos extraños o cerumen
  • Congelación del pabellón auricular (por ejemplo, al esquiar)
  • Inflamación de la glándula parótida (por ejemplo, por paperas)
  • Lesiones del tímpano
  • Inflamación de las amígdalas palatinas (amigdalitis)
  • Erisipela
  • Culebrilla (herpes zóster)
  • Alergias
  • Enfermedades cancerosas, por ejemplo, el cáncer de laringe
  • Neuralgia del trigémino

El dolor de oído también puede estar causado por cambios en la presión atmosférica, que pueden producirse, por ejemplo, al volar, bucear o conducir un coche por zonas con grandes diferencias de altitud. Los cambios en la presión atmosférica también se producen por un golpe en el oído o una explosión.

Diagnóstico

Es importante hacer un correcto diagnóstico del dolor de oído. En caso de sufrir dolor de oído siempre es aconsejable acudir a un médico; éste incluso puede requerir la colaboración de un otorrinolaringólogo para diagnosticar sus causas, ya que, si el posible tratamiento se inicia demasiado tarde o no es el adecuado, pueden ocasionarse daños permanentes.

El primer paso para el diagnóstico del dolor de oídoconsiste en una anamnesis completa. El médico le preguntará por el tipo, la zona, la duración y la intensidad del dolor. Luego se procede a un examen minucioso de los oídos. Primero el médico observa el pabellón auricular y luego explora el conducto auditivo externo y el tímpano mediante la técnica denominada otoscopia.

Para el diagnóstico del dolor de oído también pueden utilizarse diferentes pruebas de la función tubular para comprobar la permeabilidad de la trompa de Eustaquio. Para determinar una posible pérdida auditiva, se dispone de diferentes pruebas de audición.

Según la supuesta causa de los dolores de oído, para afianzar el diagnóstico pueden realizarse más pruebas, por ejemplo, una radiografía de la articulación temporomandibular, una revisión dental, un análisis de sangre o una nasofaringoscopia. Para identificar posibles agentes patógenos de lainfección, el médico también puede tomar un frotis.

Tratamiento

El tratamiento del dolor de oído siempre depende de las causas que lo hayan originado. Si es posible, lo mejor siempre es preguntar al médico si los remedios caseros son suficientes para el tratamiento de sus dolores de oído.

Si los dolores de oído están causados por la inflamación del pabellón auricular, puede tratar localmente las zonas inflamadas con pomadas antiinflamatorias. En los casos más difíciles se requiere un tratamiento con antibióticos.

Si la causa del dolor de oído es una inflamación del oído medio, los remedios útiles para combatir los dolores de oído son analgésicos y antiinflamatorios. Para acabar con los agentes patógenos, puede ser necesario un tratamiento con antibióticos. Eventualmente el médico también puede abrir el tímpano para que el pus salga del oído. Por contra, si la causa de sus dolores de oído es la inflamación del conducto auricular, resulta útil un tratamiento local con gotas antiinflamatorias para el oído. En este caso también pueden indicarle antibióticos.

Si el dolor de oído está ocasionado por un cuerpo extraño o un tapón de cerumen, el médico puede eliminarlos mediante instrumentos especiales. Si la causa del dolor de oído es una lesión del tímpano, es posible que pueda renunciar al tratamiento. Normalmente, estas lesiones se curan por sí solas en un período de un par de semanas. Si el tímpano no se cierra, puede ser necesario restablecer su integridad mediante una operación.

Si el dolor de oído es un síntoma acompañante de otras enfermedades subyacentes, como un herpes zóster o unas paperas, se requiere un tratamiento específico de esta enfermedad.