Saltar al contenido
Porque Estoy con Dolor de Garganta
Porque Estoy con Dolor de Garganta
Rate this post

El dolor de garganta es, por definición, una sensación dolorosa en la garganta que suele relacionarse con molestrias al tragar. Se produce, sobre todo, en infecciones de las vías respiratorias altas, especialmente en el caso de resfriado o también en una amigdalitis(anginas). Los virus, bacterias y otros gérmenes irritan y dañan las mucosas de la garganta, estas se enrojecen, inflaman y duelen.

El dolor de garganta a menudo va acompañado de irritación de garganta, molestias al tragar y disfonía. En caso de infecciones también suele aparecer fiebre. Si se trata de anginas, las amígdalas se hinchan, se enrojecen o incluso supuran. Además, a menudo, los ganglios linfáticos también se inflaman en la mandíbula inferior y en la garganta.

El dolor de garganta es, casi siempre, síntoma de una infección vírica sin importancia, aunque también puede surgir tras una infección bacteriana como el muguet o por la alergia estacional. La alergia suele acompañarse de otros síntomas, como lagrimeo, estornudos y goteo nasal, lo que facilita el diagóstico diferencial.
El dolor de garganta también puede aparecer al fumar, o por otros agentes irritativos o contaminantes e incluso ante estados mantenidos de tensión, así como en enfermedades serias, por ejemplo, un tumor de faringe o un tumor de laringe.
Otras causas del dolor de garganta son la tos persistente, la inflamación de la glángula tiroides, la enfermedad por reflujo gastroesofágico y los ronquidos.

Para aliviar el dolor de garganta hay tratamientos médicos y remedios caseros, que se utilizarán según sea la causa que provoca el dolor y según indique el médico. Así, puede ser posible la prescripción de antibióticos, que deben tomarse únicamente bajo prescripción facultativa. En general, el descanso, dejar la voz en reposo y meantener una buena hidratación puede acelerar el proceso de curación.

Para prevenir el dolor de garganta hay que evitar los contagios mediante el lavado de manos, hidratarse bien bebiendo agua con frecuencia, seguir una alimentación saludable y proteger las cuerdas vocales hablando en un tono moderado de voz y evitando las sustancias irritantes como el tabaco.También es aconsejable no exponerse a temperaturas extremas, muy frías o muy cálidas como las producidas por el aire acondicionado o por la calefaccíon, ya que resecan la mucos, especialmente en el periodo de curación.

El dolor de garganta puede estar ocasionado por diferentes causas. Casi siempre se trata de infecciones de las vías respiratorias altas en el contexto de un resfriado, que suele ir acompañado de otros síntomas como tos, catarro y dolor de cabeza. No obstante hay muchas más causas provocadas por una gran variedad de enfermedades que pueden provocar irritación y dolor de garganta.
Será el médico el que tendrá que valorar de qué tipo de dolor de garganta se trata teniendo en cuenta cómo aparece y cuál es su evolución: por cuántos días se prolonga, si hay pus o no, si aparecen ganglios inflamados y dolorosos a la palpación, si la persona tiene otros síntomas preocupantes como ahogo o sensación de asfixia, si se acompaña de fiebre alta, si hay erupción en la piel…

Básicamente, en caso de dolor de garganta entran en consideración toda una serie de enfermedades relacionadas con la boca, la nariz y la faringe. En resumen:

  • resfriado y gripe
  • amigdalitis (anginas)
  • difteria
  • paperas
  • mononucleosis
  • síndrome de crup y pseudocrup
  • desgaste de la voz al cantar, gritar, hablar mucho
  • irritación de las vías respiratorias al fumar o por aire seco y polvoriento u otros agentes irritantes
  • lesiones en la garganta, como las producidas por una espina de pescado o por un objeto extraño
  • respirar vapores dañinos (inhalación de veneno)
  • faringitis
  • epiglotitis
  • laringitis
  • cáncer de laringe
  • absceso en la garganta  pus en la garganta)
  • quistes en la garganta
  • enfermedades de la tiroides (como tiroiditis, bocio)
  • enfermedades del esófago (como esofagitis)
  • respirar por la boca
  • alergia estacional (en este caso, el dolor de garganta se acompaña de otros síntomas identificativos como el lagrimeo, el goteo nasal y el estornudo)
  • sobrecarga emocional (el estrés mantenido, el agotamiento y la ansiedad puede acabar provocando dolor de garganta)
  • tumores en la faringe
  • enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), ya que cuando los ácidos estomacales vuelven a la boca pasando por la garganta provocan su irritación

Por tanto, hay muchas causas que pueden provocar dolor de garganta. En la mayoría de las ocasiones se trata de un episodio puntual que suele remitir con el tratamiento en pocos días, pero a veces se prolonga durante más tiempo, ya que responde a patologías de más importancia.

En el día a día se suelen dar situaciones que provocan una utilización inadecuada de la voz. Gritar, carraspear, toser demasiado fuerte o una mala higiene vocal son conductas nocivas que pueden acabar dañando las cuerdas vocales y la garganta. Repasa los hábitos frecuentes que pueden dañar la voz y evítalos.
En el día a día se suelen dar situaciones que provocan una utilización inadecuada de la voz. Gritar, carraspear, toser demasiado fuerte o una mala higiene vocal son conductas nocivas que pueden acabar dañando las cuerdas vocales y la garganta. Repasa los hábitos frecuentes que pueden dañar la voz y evítalos.

Diagnóstico

El dolor de garganta leve no suele requerir un diagnóstico especial. El dolor no mejorará hasta pasados uno o dos días y no desaparecerá hasta pasados unos siete días. El dolor de garganta que dura más tiempo, acompañado de ahogos, fuertes molestias al tragar o similar, debería ser diagnosticado por el médico de familia o, en caso de niños, por el pediatra.

Para poder delimitar mejor las causas del dolor de garganta, el médico realizará, en primer lugar, un par de preguntas sobre las molestias exactas, las posibles enfermedades anteriores, alergias e intolerancias, sobre los medicamentos que se han tomado previamente, el estado general y los hábitos (por ejemplo, fumar, consumo de alcohol, desgaste de la voz).

Seguirá un examen básico de la garganta y la faringe para determinar las causas del dolor de garganta. Para ello, el médico observará, con un palito de madera y una pequeña lámpara la boca y la faringe para ver si están inflamadas y enrojecidas y si las amígdalas están agrandadas o supuran. A continuación, palpará la mandíbula inferior y el cuello en busca de ganglios linfáticos hinchados y dolorosos. Si existe la sospecha de una amigdalitis como causa del dolor de garganta, realizará con un bastoncillo de algodón un frotis de las amígdalas. Este se analizará en el laboratorio en busca de patógenos. En caso de anginas (amigdalitis) se tratará, casi siempre, de estreptococos del grupo A.

En caso de dolor de garganta, dependiendo del diagnóstico, serán útiles otros exámenes. Entre ellos se encuentra un análisis de sangre en busca de parámetros inflamatorios, o para identificar los patógenos de una infección (hemocultivo). En la exploración física, el médico auscultará también los pulmones con un estetoscopio.

Para observar mejor la laringe, el otorrinolaringólogo puede realizar una visualización de la misma y de la faringe (laringoscopia indirecta). Si el médico ve cambios en la mucosa de la faringe o la laringe, tomará una muestra de tejido (biopsia).

Tratamiento

El dolor de garganta raramente requiere tratamiento médico. La mayoría de personas utilizan para el tratamiento del dolor de garganta, en primer lugar, medicamentos sin prescripción médica de la farmacia, pastillas para el dolor de garganta. Existen muchos tipos, en su mayoría pastillas para chupar que actúan, sobre todo, contra el dolor de garganta agudo debido al resfriado y tienen efecto sobre la boca, la garganta y la faringe. Según el tipo de efecto se diferencia entre preparados que alivian localmente (anestésicos locales), antiinflamatorios, desinfectantes (antisépticos) y calmantes.

Los medicamentos de venta libre sin receta, como pastillas para chupar, soluciones para hacer gárgaras y spray son, en su mayoría, agradables. Sin embargo, no son un tratamiento apropiado para el dolor de garganta. Alivian las molestias pero no reducen la duración del dolor.

Cuando nos encontramos ante un dolor de garganta de causa infecciosa, como, por ejemplo, una amigdalitis aguda bacteriana, el médico puede recetar antibióticos, frecuentemente, un antibiótico de amplio espectro. En caso de amigdalitis frecuentes puede ser útil extirpar las amígdalas mediante cirugía.

Otras enfermedades, por ejemplo, tumores de cabeza y cuello, pueden cursar con dolores de garganta, y requieren un tratamiento especial. Básicamente, en caso de dolor de garganta se recomienda evitar todos los factores irritantes y dañinos para las mucosas como fumar.